El estudio asiduo y la implicación de los padres, claves del éxito

   La población de origen asiático en Estados Unidos supone solo el 4,2% del total. Pero está mucho mejor representada entre el alumnado de las universidades prestigiosas: en la Universidad de California (Berkeley), el 41% de los alumnos son asiáticos; en Stanford, Columbia y Pensilvania, alrededor del 25%; y en Harvard, el 18%. ¿Son más listos? No, trabajan más y tienen unos padres que les empujan a tener éxito.

  Este es el diagnóstico de las hermanas Soo Kim Abbound y Jane Kim – cirujana y profesora, la primera; licenciada en Derecho y experta en inmigración, la segunda –, en su libro “Top of the Class: How Asian Parents Raise High Achievers – and How You Can Too” [Los primeros de la clase: qué hacen los padres asiáticos para tener hijos triunfadores… y cómo puede conseguirlo usted]. Las hermanas Kim consideran que si los hijos de familias asiáticas destacan académicamente es porque estudian y sus padres se implican – con mano firme – en su educación.Las autoras del libro, recientemente publicado en Estados Unidos, insisten en que no es necesario gastar dinero en tutores o profesores particulares; basta con que los padres pasen tiempo con sus hijos y que haya disciplina en casa. Como explica Alex Williams en “The New York Times” (16 – 10 – 2005), lo decisivo según las autoras es que los asiáticos forman “hogares estrictos donde los padres pasan varias horas al día educando a sus hijos, donde el acceso a la cultura “pop” es limitado, y se enseña a los niños que sus fallos dan mala imagen de la familia”.

 En el hogar de las hermanas Kim, sus padres insistían en que volvieran directamente a casa a estudiar después del colegio, en lugar de salir con sus amigas (a las que sólo podían ver el fin de semana), y tenían un límite de una hora de televisión a la semana y 15 minutos diarios de teléfono. A la vuelta de los años, las hermanas Kim celebran la educación estricta que recibieron de sus progenitores y la proponen como ejemplo a los demás padres. Pero también advierten del peligro que tiene una educación enfocada exclusivamente hacia el triunfo.

   Las hermanas Kim, que fueron a colegios públicos, piensan que los estudiantes asiáticos no son más listos, pero trabajan con constancia, apoyados por unos padres que consideran la competencia como algo inevitable y necesario.

   La situación de los asiáticos afincados en Estados Unidos contrasta con la del resto de los grupos étnicos del país. Mientras que el 47% de los asiáticos mayores de 25 años tiene un título universitario de primer grado (la media nacional está en el 27%), y un 16% tiene títulos superiores (frente a una media nacional del 9%), muchos hispanos y afroamericanos abandonan los estudios antes de completar la enseñanza secundaria (ver Aceprensa 75/05). Por otra parte, la media de ingresos de los asiáticos es 10.000 dólares superior a la de otras minorías.

   Aunque las razones de estas desigualdades son diversas, los expertos destacan el distinto grado de implicación de los padres en la educación de sus hijos. Los padres asiáticos, dicen, tienden a exigir más e insisten mucho en las buenas notas. Por esta razón, apunta Larry Elder (“WorldNetDaily”, 21 – 04 – 2005), no se puede esperar luego idénticos resultados de los niños de todos los grupos. “Los partidarios del multiculturalismo no sólo exigen los mismos derechos. Piden también los mismos resultados. Pero los resultados requieren trabajo duro, sacrificio y disciplina”.

   Con la autorización de: http://www.aceprensa.com

Otros temas relacionados:
Las relaciones entre profesores y alumnos
Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío
Otros artículos sobre las MOTIVACIONES
Enviar a un amigo

Anuncios