Importancia del matrimonio

   “La sexualidad tiene como fin intrínseco el amor; más precisamente, el amor como donación y acogida, como dar y recibir. La relación entre un hombre y la mujer es esencialmente una relación de amor. Cuando dicho amor se actúa en el matrimonio – que es su ámbito propio -, el don de sí expresa, a través del cuerpo, la complementariedad y la totalidad del don [ … ]; cuando por el contrario falta el sentido y el significado del don en la sexualidad, se introduce una “civilización de las cosas y no de las personas”; una civilización en la que las personas se usan como si fueran cosas. En el contexto de la civilización de placer, la mujer puede llegar a ser un objeto para el hombre, los hijos un obstáculo para los padres” (1).

   En el marco de la antropología de la que partimos se ve como la sexualidad está orientada a expresar y realizar la vocación del ser humano al amor (2). Es decir, la diferenciación sexual está al servicio de la comunicación interpersonal y, de esa manera, a la perfección propia y de los demás. Incluso desde la consideración de la biología es imposible reducir el lenguaje de la sexualidad al exclusivo significado procreador (3). 
—–
   (1). CONSEJO PONTIFICO PARA LA FAMILIA, Sexualidad humana … , o.c., n. 11.
   (2). El amor es, por tanto, la vocación fundamental e innata de todo ser humano. )cfr. Enc. Familiaris consortio, nº 11). Cfr RUIZ RETEGUI, A., “Sobre el sentido de la sexualidad”, Anthropotes, tivista di studi sulla persona e la famiglia, anno IV, n. 2 XII (1988), 227-260.
   (3). Cfr. SARNIENTO, A., El matrimonio cristiano, o.c., p.42
   Del Libro: Medicina pastoral. Miguel Ángel Monge. EUNSA. Pamplona, 2002, pp. 235 ss.

Otros temas relacionados:
Las ocho claves del éxito matrimonial 
Mel Gibson ofrece consejos para educar a los hijos 
Otros artículos sobre la EDUCACIÓN SEXUAL

Enviar a un amigo