¿Es fácil educar?

   Mel Gibson, protagonista de las taquilleras películas “El Patriota”, “Braveheart” y la saga de acción “Arma Letal”.
   Esta vez no trae un nuevo estreno, sino una simple guía de cómo criar a los niños basándose en su propia experiencia, con 19 años de casado y 7 hijos.
   Gibson, conocido en Hollywood por su abierto catolicismo y postura provida, dio en una entrevista cinco consejos prácticos para los padres de familia que enfrentan como él y su esposa Robyn Moore, la dura tarea de educar niños. El pentálogo de Gibson comienza con la regla de oro. No “dejar” que los “pequeños monstruos” te pasen por encima”. Los chicos crecen demasiado aprisa. En un abrir y cerrar de ojos dejan sus pañales y están conduciendo sus coches. Disfrútalos cada segundo.

   Siempre busco el equilibrio entre mi trabajo y mi tiempo para mi hogar, porque no quiero levantarme una mañana y ver que me perdí lo mejor de su infancia. Hago que mi familia sea mi prioridad máximo.

   Lo segundo afirma Gibson es “ser estricto y tierno”. A veces pienso que es imposible lograr el justo medio entre ambos. Tu debes ser firme. Debes fomentar las leyes; ahora bien, debes recordar que eras así a esa edad. Fui demasiado estricto? Demasiado lejos? La culpa va de una mano a otra siendo un padre.

   En tercer lugar, sostiene el actor, “no hay reglas”. ¿Por qué nadie escribió el libro de cómo ser padres perfectos? Por qué no te envían a una escuela para aprender? Tú haces las reglas a tu medida. Pienso sobre cómo mis padres me educaron. Hay cosas que las hago diferentes y otras en que trato de imitarlos. Pienso cómo nuestros amigos educan a sus hijos, y entonces hago lo que siento que es correcto. Nadie dijo que iba a ser fácil.

   El cuarto punto es “tener claro que los niños son gente también”. Cuántas veces comencé por un castigo y enseguida me ablandé especialmente con mis hijos mayores? Seguro que quiero apartarlos de los errores que cometí, pero sólo puede darles los fundamentos y razones para que ellos mismos construyan su camino.

   El quinto secreto es “tener siempre una puerta abierta”. Mis hijos pueden hablarme sobre cualquier tema. Estoy seguro de que esto lo saben. Quiero que sientan que si están en problemas, su papá es su mejor amigo y el único que les puede ayudar sin importar la gravedad del problema. A veces me sorprenden las cosas que saben siendo tan jóvenes; estoy sorprendido por las cosas que atraen su curiosidad pero ningún tema tiene sus límites. Siempre soy honesto con ellos, y ellos me lo retribuyen.

   Esta no es la primera vez que Gibson ofrece razones a favor de la familia. Hace unos años afirmó estar orgulloso de ser católico y tener una familia numerosa. Si puedes mantenerlos y educarlos, ¿por qué no tenerlos?
   (en Fe y Razón-Aci Digital).

Otros temas relacionados:
Ejemplos que marcan 
La buena educación 
Otros artículos sobre la FAMILIA
Enviar a un amigo