8.gif

  La fecundación es el proceso biológico por el que se unen las dos células reproductoras, masculina y femenina, para dar lugar a una nueva vida: el “cigoto” o embrión unicelular. En condiciones naturales, la fecundación tiene lugar cuando se fusionan el óvulo (gameto femenino) con el espermatozoide (gameto masculino), en el tercio externo de la trompa de Falopio. Enseguida, el cigoto comienza a dividirse, se convierte en embrión multicelular al tiempo que es impulsado hacia el interior del útero. Allí se implanta y allí completa los nueve meses de desarrollo que le quedan hasta el momento del nacimiento.

   Sucede que, a veces, la mujer no es fértil debido a una obstrucción de las trompas de Falopio (oclusión tubárica) o a otras causas; como en esos casos no puede realizarse el proceso normal de la fecundación, se han buscado otros procedimientos para conseguir que la mujer sea fecundada. Eso se consigue introduciendo -mediante alguna manipulación-   el esperma del varón o el óvulo ya fecundado en el aparato genital femenino.

   Dos sistemas se presentan en la actualidad a las parejas infértiles para tener un hijo: son la inseminación artificial (IA) y la fecundación in vitro (FIV), seguida de transferencia embrionaria (TE) (suele usarse, por eso la sigla FIVET o simplemente FIV).

Inseminación artificial.

   En Zoología es muy usada esta técnica de reproducción, que consiste en situar las células germinales masculinas (espermatozoides) en condiciones de poder realizar la unión fecundante con las femeninas (óvulos), estando, por tanto, ausente la acción directa del macho en el proceso reproductor. Las serias implicaciones morales que comportan en la especie humana hacen que su uso no sea lícito, como vremos más adelante.

   En la especie humana, la IA consiste en el empleo de algún artificio para introducir el semen en el tracto genital de la mujer. La inseminación puede realizarse a nivel intrauterino, endocervical o vaginal (la modalidad más utilizada). A partir de ahí el proceso reproductor sigue su vía nomal.

   La IA puede realizarse con semen fresco o congelado. El semen puede proceder:

a) del marido, inseminación artificial homóloga (IAH);

b) de un donante anónimo, inseminación artificial heteróloga (IAD).

    Monge, Miguel Ángel. Medicina pastoral. EUNSA. 2002.

 Otros temas relacionados:
Vidas humanas expuestas a toda suerte de manipulaciones 
Buscando garantías para la dignidad humana 
Otros artículos sobre la GENÉTICA

Enviar a un amigo