condor.gif

    Sucedió en los Pirineos. Con Federico y otros amigos escalaba una montaña alta, quebrada y difícil. Hacia la mitad sentimos la fatiga del esfuerzo. Decidimos descansar. Desde allí admirábamos la grandeza de aquellos valles enormes. Desde la altura descubrimos una casa de campo. Junto a ella comían unas gallinas. Algunas daban pequeños saltos; otras lograban vuelos muy cortos. Cerca de nosotros, unos gorriones subían más arriba de los pinos. De repente, a lo lejos, aparecieron dos águilas. Con sus  grandes alas extendidas ascendían a las cimas más altas. “¡Qué gran diferencia!”, comentamos. Las aves de corral apenas eran capaces de volar unos metros. Los gorriones sólo lograban las pequeñas alturas, Las águilas conquistaban las cumbres más elevadas.

    Las personas son como las aves. Algunas dan saltos de gallina: sólo hacen lo fácil y lo que les gusta. Son los cómodos, los cobardes, los incapaces de vencer los obstáculos; sus vidas son tristes y pequeñas. Otros,  son como los gorriones: comienzan lo difícil pero pronto lo abandonan. Ante la dificultad se rinden y acobardan. Son débiles y sus vidas también son tristes y pequeñas. Por último, existen personas que son como las águilas. Poseen metas altas y luchan con esfuerzo para conquistarlas. Cuando fallan no se desaniman y siguen luchando. Son fuertes y valerosas; poseen bravura, coraje y heroísmo. Sus vidas son admirables.

    Piensa en ti mismo. ¿Cómo eres? ¿Haces sólo lo fácil y lo que te gusta, o luchas para conquistar cosas difíciles? No des saltos de gallina. Sé como las águilas. Conquista las cumbres más altas. “No vueles -escribe  San Josemaría Escrivá de Balaguer en Camino- como un ave de corral, cuando puedes subir como las águilas”. Pero, ¿sabes cuál es la meta más importante?

    Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.
    www.edicionespalabra.es

SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

      Objetivo.– No quedarse con lo fácil y buscar metas altas.

Contenido: Magnanimidad.

  La virtud de la magnanimidad consiste en la disposición del ánimo hacia las cosas grandes. El magnánimo se plantea ideales altos y no se desanima ante los obstáculos, ni las críticas, ni los desprecios, cuando hay que sobrellevarlos por una causa elevada. De ninguna forma se deja acobardar por los respetos humanos ni por un ambiente contrario y tiene en muy poco las murmuraciones. No se conforma con sacar notas medianas sino que aspira a las mejores puntuaciones. No se conforma con ser del montón, sino que se esfuerza en formar su personalidad y carácter cumpliendo bien con su deber. Le importa mucho más la verdad que las opiniones, con frecuencia falsas y parciales.

          Actividades.-

        1.- Los chicos van leyendo en voz alta el texto. Después el profesor comprueba la comprensión haciéndoles preguntas y resolviendo las dudas.

        2.- Los alumnos contestan a estas preguntas:

            a) ¿Qué personas se parecen a las gallinas?

            b) ¿Cómo son los que se parecen a los gorriones?

            c) Describe a las personas que se parecen a las águilas.

            d) ¿Qué cosas importantes podrías hacer tú?

        3.- Puesta en común con las respuestas a la letra d)

Otros temas relacionados:
Plan de Formación 
Enero 
Los primeros pasos en el bien 
CD con 4 programas educativos: Lectura rápida (1 y 2), Cálculo infantil y Lectura y ortografía

Enviar a un amigo

Anuncios