4.gif

   En la actualidad puede afirmarse -son tales los avances médicos- que no existe la posibilidad del antiguamente llamado aborto “terapéutico”. Son extraordinariamente raros los casos en los que se plantea el dilema de salvar a la madre a costa de la vida del hijo. Baste el siguiente testimonio de hace ya más de 30 años: “No cabe duda de que el embarazo constituye a veces una muy grave sobrecarga para la salud de la mujer, alguna tan grave que se podría temer que la maternidad le costase la vida. Si quizá abundaron en el pasado, se puede decir que hoy día son prácticamente inexistentes aquellas embarazadas, bien cuidadas, tratadas con los modernos adelantos de la ciencia y que no son capaces de llevar adelante una gestación”(1) El paso de los años y el consiguiente progreso de la medicina, no hace más que refrendar esta afirmación. El doctor Botella, en posteriores declaraciones a la prensa, aseguraba: “El aborto terapéutico no existe” (2).
   Pero ni siquiera en los rarísimos casos en los que el embarazo pudiera poner en peligro la vida de la madre sería lícito acudir a una intervención de carácter abortivo. Cuando ese problema se planteó, por los años cincuenta, el Papa Pío XII afirmó: “Todo ser humano, y, por tanto, el hijo en el vientre de la madre, recibe el derecho a la vida inmediatamente de Dios, no de sus padres, ni de cualquier sociedad o autoridad humana. Nadie, ninguna autoridad humana, ninguna ciencia o indicación médica, eugénica, social, económica o moral, puede conceder un título jurídicamente válido para disponer directa y libremente de una inocente vida humana, disposición que tendería a eliminarla, pudiendo ser este eliminación el objetivo o bien un medio para otro objetivo ulterior que de por sí estuviere permitido. El salvar la vida de la madre es objetivo sumamente elevado, pero matar directamente al niño como medio para este fin no está permitido”. (3)
   Por otro lado, la justificación del aborto por razones de salud mental tiene poca consistencia. Los psiquiatras saben muy bien que la terapia moderna puede eliminar cualquier problema psíquico provocado por un embarazo. Es más, saben que los abortos son los que producen muchas perturbaciones mentales. Los médicos tienen la experiencia de que las mujeres para las que se justifica el aborto por razones psiquiátricas son las mismas que corren mayor riesgo de problemas mentales una vez realizado el aborto.
   Miguel Ángel Monge. Medicina pastoral. EUNSA
   Notas:
(1) Botella Llusiá, J., Cuestiones médicas relacionadas con el matrimonio, Científico-Médica, Madrid 1965, p. 30. Curiosamente, según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad español, de los 53.847 abortos legales realizados en España en 1988, el 97,32% se acogieron al supuesto de riesgo para la salud de la madre: cfr. El País, 11 de febrero de 2000, p. 34.
(2) Diario Informaciones, 27 de enero de 1983.
(3) Alocución a los congresistas de Unión Católica Italiana de Obstetricia, 29 de octubre de 1951: cfr. Navarro, S., Pío XII y los médicos, Coculsa, Madrid 1964, pp.116-118.

Otros temas relacionados:
La madre es quien mejor sabe la verdad 
Los riesgos del aborto clandestino 
Otros artículos sobre la  MEDICINA
VÍDEOS sobre el aborto hoy y el aborto
 

Enviar a un amigo

Anuncios