9.gif

   El Tribunal Constitucional alemán dictó el 3 de abril una sentencia que ordena corregir las leyes de la Seguridad Social para que las parejas con hijos obtengan rebajas en las cotizaciones que se deducen de sus salarios. La sentencia ha dado de plazo al gobierno hasta 2005 para introducir la reforma.

El fallo del Tribunal se refiere directamente al llamado “seguro para cuidados”, que se introdujo en 1995 durante el mandato de Helmut Kohl. Para financiar este seguro se deduce un 1,7% del salario, asumido a partes iguales por el empleado y el empresario. De esta prestación se benefician las personas ancianas o enfermas que necesitan asistencia domiciliaria prolongada. Según el Tribunal, quienes tienen hijos contribuyen a la supervivencia del sistema de reparto de cargas entre las generaciones –fundamento de la Seguridad Social–, y por tanto deben disfrutar de reducciones respecto de quienes no tienen descendencia. Como en sentencias anteriores, el Tribunal considera necesarias las deducciones fiscales, ya que las familias tienen mayores cargas que los contribuyentes sin descendencia, al tener que emplear trabajo y medios económicos para cuidar a los hijos. El sistema actual ha funcionado en el pasado porque relativamente pocos adultos no tenían hijos, pero ahora la situación es distinta. En los últimos 30 años, el número de hijos por mujer ha bajado hasta 1,3, uno de los índices más bajos de Europa. Una de cada tres mujeres en edad fértil no tiene hijos.

   La decisión de los jueces de Karlsruhe afecta no sólo al seguro de cuidados, sino a todos los seguros sociales. El Tribunal no determinó qué rebaja deben tener las familias con hijos, ni cómo fijarla en función del número de hijos.

   La ministra de Sanidad, Ulla Schmidt, ha comentado que no puede caerse en el extremo de gravar cada vez más a quienes no tienen hijos. Y recordó que las familias ya tienen ventajas, por ejemplo, en el seguro de enfermedad, pues con la cotización de un solo miembro reciben prestaciones todos los demás.

    En cualquier caso, las familias con hijos son cada vez mejor tratadas en Alemania. Tienen una deducción fiscal por atención de los hijos de 270 marcos (122 dólares) mensuales por cada uno de los dos primeros hijos; de 300 marcos por el tercero y de 350 marcos por los siguientes, hasta que cumplen 18 años (incluso hasta los 27 si estudian a tiempo completo). Está aprobada una desgravación por gastos en educación que entrará en vigor a principios de 2002. Además, los padres alemanes disfrutan de generosos permisos por maternidad y parentales.

    El Tribunal Constitucional alemán está actuando como auténtico garante del mandato constitucional de proteger a las familias. En otras sentencias de 1999 estableció que los matrimonios no pueden recibir menos beneficios que las familias monoparentales y garantizó un sobresueldo a los funcionarios con más de dos hijos.

(c) Aceprensa (www.aceprensa.com). Reproducido con autorización.

Otros temas relacionados:
Conciliar familia y trabajo, sin malabarismos 
El sacramento del matrimonio 
Otros artículos sobre la FAMILIA 
Enviar a un amigo