8.gif

   La adolescencia ha sido presentada como una época de inmadurez en busca de la madurez. Uno de los objetivos de los educadores (padres y profesores) es conocer es etapa tan importante de la vida humana para poder desarrollar actitudes positivas que favorezcan la superación de la crisis.

   Pero el conocimiento del adolescente es costoso y difícil porque “es una edad cerrada, secreta, que evade las preguntas o proporciona respuestas poco dignas de crédito; es asimismo, una edad cambiante; la conducta puede desconcertar al observador experto… Es una edad que se ilumina y repliega voluntariamente a sí misma” (Debesse, M. La adolescencia. Ed. Vergara. Barcelona. 1962. pág 27). El conocimiento por parte de los padres será más asequible dentro de un clima de confianza y respeto mutuo.

   Otra característica del adolescente es su negativa a ser ayudado. Quizás sea la época en que más ayuda necesita pero se niega a recibirla por el temor a caer en la sumisión de la infancia. El problema se puede agravar si los educadores tratan de ayudarle en aquello que los chicos pueden conseguir por sí mismos y sin darles la oportunidad de pedir ayuda.

   Uno de los objetivos de esta edad es favorecer la autonomía personal dándoles oportunidades para desarrollar la iniciativa personal y la consiguiente responsabilidad. Aquí radica la principal dificultad de los padres: por un lado favorecer la autonomía y la progresiva separación de los hijos y por otro el ser consciente de que ese hijo es menos del padre, está menos en sus manos.

   La adolescencia es igual o similar en todas las épocas, pero surgen comportamientos distintos en cada momento histórico. No cambia la adolescencia, sino la sociedad en que se vive.

   Se han distinguido tres etapas: pubertad o adolescencia inicial (desde los 12 años), la adolescencia media y la juventud o adolescencia superior (hasta los 21 años). Es una etapa muy amplia donde se produce una evolución continua y donde es necesario acomodar la actuación educativa a las circunstancias cambiantes.
   Arturo Ramo

Otros temas relacionados:
Mi hijo tiene pendientes 
La fuerza del ejemplo 
Otros artículos sobre la JUVENTUD 

Enviar a un amigo