2.gif

  A medida que el gobierno piensa retocar la clase de religión se abren más y más incógnitas.   

   Uno de los aspectos más controvertidos de la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación (LOCE), fue la regulación de la asignatura confesional de religión, que recurrieron la Ceapa y los sindicatos.   

   Para unos, no debería ser curricular ni evaluable, ni exigirse una asignatura alternativa; para otros, en cambio, es compatible con la laicidad del Estado y el artículo 27.3 de la Constitución, que reconoce la formación moral y religiosa de los hijos.    Muy pronto el Tribunal Constitucional, en su sentencia 5/1981, de 13 de febrero, esgrimió que la neutralidad de los centros docentes públicos «no impide la organización (…) de enseñanzas de seguimiento libre para hacer posible el derecho de los padres a elegir para sus hijos la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones». Si de sus argumentos no se infiere que la clase de religión deba ser curricular y evaluable, tampoco se excluye dicha posibilidad.   Con todo, fue el Tribunal Supremo el que, por sentencia de 31 de enero de1997, cuestionó la obligatoriedad de la asignatura alternativa, aduciendo que la de religión no podía reputarse como un derecho, sino más bien como un «“plus”, que atiende a quienes tienen creencias religiosas.»

   Sin embargo, la LOCE apuntó en otra dirección, ateniéndose a los Acuerdos del Estado con las confesiones. Primero, al de Enseñanza y Asuntos Culturales, de 1979, suscrito con la Santa Sede, y luego a los de 1992, firmados por el entonces gobierno del PSOE con las minorías religiosas: la Comisión Islámica de España (CIE), la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas (FEREDE) y la Federación de Comunidades Israelitas (FCIE). Los reales decretos sobre «Sociedad, Cultura y Religión» iban a computar curricularmente la enseñanza religiosa, remitiendo el “qué” y el “cómo” de sus contenidos a las respectivas confesiones, las cuales podrían designar y cesar a sus profesores, retribuidos –según lo pactado– con fondos públicos.

   Tras la falta de consenso parlamentario y a la vista de la política del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero –que insiste en que los profesores ya no dependerán del obispado–, no hay duda que la tensión seguirá institucionalizándose y, con ella, algunas incertidumbres colaterales:
   1ª.La escasa vertebración periférica de las comunidades musulmanas de la CIE –como entidad que designa a los profesores islámicos–, difícilmente podrá exigirles el dominio de las lenguas cooficiales.

   2ª.Si para obtener la venia docendi los profesores deben ser –al menos hasta ahora– buenos fieles, ¿estarán preparados nuestros institutos para acoger a docentes que sigan al pie de la letra el Corán?

   3ª.Con la paralización del Real Decreto 827/2003, de 27 de junio, que aplicaba la LOCE, se abre un horizonte de litigiosidad que, incluso, podría minar algunos preceptos –por inconstitucionales– del Acuerdo con la Santa Sede de 1979.

   4ª.El modelo vigente, que considera una competencia básica del Estado este tipo de enseñanza confesional, deja un escaso margen de desarrollo a las Comunidades Autónomas, al tiempo que sigue sin resolver la discriminación de los alumnos cuyas confesiones no han suscrito ningún convenio con el Estado.

   Por ello, cabe preguntarse si no ha llegado el momento de repensar nuevas fórmulas de cooperación. Lo que sirve para la Iglesia Católica no siempre es extensible a otras realidades confesionales. Hay quien piensa que, tal vez, sería más interesante fijarse en otros modelos comparados, como el del Québec, donde con el apoyo de la propia Iglesia el gobierno Provincial consensuó una asignatura curricular sobre la historia y cultura religiosas, dando amplia participación –en su diseño– a las restantes confesiones minoritarias. Con todo, esta opción exigiría una reforma del Acuerdo suscrito con la Santa Sede. Mientras ésta no se produzca, la defensa de la asignatura confesional seguirá siendo, en nuestro ordenamiento jurídico, perfectamente dable.
   Álex Seglers>
   Con la autorización de:   www.forumlibertas.com

Otros temas relacionados:
Gran legado del Papa Magno a la educación 
La verdad y la objetividad en la enseñanza religiosa 
Otros artículos sobre RELIGIÓN 
CD con 4 programas educativos: Lectura rápida (1 y 2), Cálculo infantil y Lectura y ortografía
Enviar a un amigo

Anuncios