Habiendo comenzado los hombres a multiplicarse sobre la tierra, vio Dios que era mucha la la malicia de los hombres en la tierra y que todos los pensamientos de su corazón se dirigían al mal continuamente.

       Se arrepintió Dios de haber creado al hombre y penetró en su corazón un dolor íntimo.

    Sólo había uno bueno, llamado Noé, y Dios le dijo:

    -La tierra está llena de malicia por culpa de los hombres; por ello voy a exterminarlos.

    A continuación, le explicó la manera de construir una enorme arca de madera recubierta de brea; como un barco de dos pisos.

    Cuando estuvo terminada el arca, Dios dijo a Noé que metiera en ella a toda clase de animales, en parejas de macho y hembra; que cargara provisiones en abundancia y que se encerrara dentro con su esposa, sus tres hijos, Sem, Cam, Jafet y sus mujeres.

    Durante cuarenta días y sus noches, no cesaron de caer cascadas de agua y todo ser viviente de aquella región pereció ahogado.
    (Génesis 6;7)
    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 32) 

       SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

      Objetivo.- Agradecer la pertenencia a la Iglesia.

       Contenido.- Gratitud. Los Padres de la Iglesia vieron en Noé la figura de Jesucristo, que será el principio de una creación nueva. En el arca vislumbraron la imagen de la Iglesia, que flota sobre las aguas de este mundo y acoge dentro de ella a cuantos quieren salvarse. San Agustín nos dice: “En el símbolo del diluvio, en el que los justos fueron salvados en el arca, está profetizada la futura Iglesia, que salva de la muerte en este mundo por medio de Cristo y del misterio de la Cruz”. El arca de Noé fue el lugar de salvación. Y San Agustín continúa diciendo que “quienes fueron salvados en el arca representan el misterio de la futura Iglesia, que se salva del naufragio por la madera de la Cruz”. El grupo de justos salvados del diluvio en el arca es un presagio de la futura comunidad de Cristo.
        (Fernández Carvajal, Francisco. Hablar con Dios. Tomo III. Página 377 y siguientes. Ediciones Palabra.)

   Actividades.-

    1. Sacar el texto por impresora.

    2. El profesor lee el relato del diluvio y explica las preguntas y dudas de los chicos.

    3. Copia estas preguntas en la pizarra para que cada alumno las conteste individualmente por escrito:

    a) ¿Por qué Dios estaba disgustado?

    b) Había un hombre bueno y amigo del Señor. ¿Cómo se llamaba?

    c) ¿Cuánto tiempo estuvo lloviendo?

    d) ¿Cómo se llamaban los hijos de Noé?

    e) ¿Cómo podemos amar a la Iglesia?

4. Escribir en la pizarra las contestaciones a la pregunta e).

Otros temas relacionados:
El pequeño valor de la gratitud 
Plan de Formación 
Julio
CD con 4 programas educativos: Lectura rápida (1 y 2), Cálculo infantil y Lectura y ortografía

Anuncios