El general Holofernes del ejército de los asirios no encontraba oposición a su paso, todas las naciones se le sometían. Sólo Israel decidió organizar la resistencia: Jerusalén y su templo no debían ser profanados.

       Judit era una viuda sin hijos, temerosa de Dios. Se enteró del asedio a la ciudad, y pidió que esa noche la dejaran salir de Betulia con su doncella, para hacer algo en favor de Israel. Al amanecer, llegó con su doncella al campamento enemigo. Los que hacían la guardia la llevaron hasta Holofernes; y se presentó como desertora.

       Días después Judit aceptó la invitación de Holofernes para cenar con él y con sus oficiales. Uno tras otro fueron abandonando la sala del convite, tambaleándose por la bebida. Holofernes se echó en su cama embrutecido por la borrachera y Judit, con la propia espada del general, le cortó la cabeza; la metió en una bolsa de cuero y con su doncella, simulando dar un paseo, se encaminó a Betulia.

       Le abrieron las puertas. Al escuchar las palabras de Judit y ver la cabeza de Holofernes, desapareció el temor. A la mañana, después de colgar la cabeza en los muros, los habitantes de Betulia salieron con armas y trompetas. Cuando los oficiales asirios fueron a avisar a Holofernes de la amenaza de ataque, se lo encontraron decapitado. Con gran desconcierto los asirios huyeron precipitadamente.

       Todo el pueblo felicitaba a Judit con estas palabras: “Tú eres la gloria de Jerusalén; tú, la alegría de Israel; tú eres el honor de nuestra raza”.
       (Judit)
    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 120) 

   SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

   Objetivo.- Pedir la fe y la confianza en Dios.

   Contenido.- Judit simboliza la fe mientras que Holofernes es prototipo de la fuerza. Judit no posee armas ni destreza en su manejo, pero no le falta energía gracias a su confianza en Dios. La confrontación entre ambos es paradigma del contraste entre los que confían en el poderío humano y los que esperan en Dios. Es la misma doctrina del Salmo 20,8: “Unos confían en sus carros, otros en sus caballos, nosotros invocamos el Nombre del Señor, nuestro Dios”.

    Judit es hermosa y prudente. Es, pues, figura de la mujer dotada de la sabiduría que proporciona la fe y la confianza en Dios que superan toda sabiduría humana, ya sea babilónica o griega. Pero es, sobre todo, figura de la persona piadosa que es capaz de enfrentarse a las empresas más arriesgadas en favor de sus hermanos.
           (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Sagrada Biblia. Libros históricos. Página 1133. 3. Enseñanza. EUNSA. Pamplona.)

   Actividades.- 

   1. Cada alumno lee en voz baja el texto y contesta a estas preguntas:

    a) ¿Qué hacía Holofernes?

    b) ¿Cómo era Judit?

    c) ¿Qué plan trazó Judit para matar a Holofernes?

    d) ¿Qué pasó en el convite?

    e) ¿Cómo vencieron al ejército de Holofernes?

       f) ¿Cómo felicitaban a Judit?

       2. Varios alumnos leen sus contestaciones. 

Otros temas relacionados:
Creo en Dios Todopoderoso
Plan de Formación
Noviembre
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 5º P, Nueva Ortografía 6º P, Análisis sintáctico y Estadística y utilidades

Enviar a un amigo

Anuncios