Sucedió en los Alpes. Caminaba con unos amigos franceses. Cerca de nosotros, un pueblo pequeño. Más cerca aún, unos labriegos cultivaban sus tierras. De pronto, desde la torre de la iglesia, sonó la campana. Eran las doce. Los campesinos dejaron su trabajo y se acercaron unos a otros. «¿Qué hacen?», pregunté a mis amigos. «Rezan el Ángelus».

   Cada día, a las doce, tú y yo tenemos una cita con Santa María. Dejamos unos segundos nuestro trabajo, nos reunimos alrededor de Ella y rezamos el Ángelus. Con esta oración le recordamos el momento más grande de su vida: cuando comenzó a ser la Madre de Dios. Hazlo con amor y evita las distracciones. Para lograrlo puedes mirar la imagen de la Virgen que tienes en clase, en casa o en tu agenda de bolsillo. Al mirarla piensa en Ella y di esta oración poniendo cariño en tus palabras.

    -«El Ángel del Señor anunció a María.

    Y concibió por obra del Espíritu Santo».

    (Reza un Avemaría).

    -«He aquí la esclava del Señor.

    Hágase en mí según tu palabra».

    (Reza un Avemaría).
 
    -«Y el Hijo de Dios se hizo hombre.

    Y habitó entre nosotros»,

    (Reza un Avemaría).
 
   -Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

   ORACIÓN: «Derrama, Señor, tu gracia en nuestras almas, para que quienes hemos conocido, por el anuncio del Ángel, la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y su Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén».

    Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.

   SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

   Objetivo.- Aprender a rezar el Ángelus a las doce.

   Contenido. Virgen Santísima

    El Catecismo nos dice que la Virgen “es la Señora llena de gracia y virtudes, concebida sin pecado, que es Madre de Dios Y Madre nuestra y está en el cielo en cuerpo y alma”. La Sagrada Escritura nos habla de Ella como la más excelsa entre todas las criaturas, la “bendita”, la más alabada entre las mujeres, la llena de gracia, la que todas las generaciones llamarán bienaventurada.

    Es Dios quien nos ha dado a María, y no tenemos derecho a rechazarla, sino que hemos de acudir a Ella con amor y con alegría de hijos.

   Actividades.- 

   1.- Hacer teatro leído con estos personajes: narrador, el que inicia la jaculatoria, el que la termina y dos que rezan el Avemaría.

   2.- Responder a estas preguntas:

    a) ¿Qué hicieron los labriegos de los Alpes?

    b) ¿Por qué le gusta a la Virgen esta oración?

    c) ¿Qué le recordamos a la Virgen?

    d) ¿Qué le pedimos a la Virgen?

    e) ¿Qué le pedimos al Señor?

    f) ¿Qué podemos hacer para acordarnos de rezar el Ángelus a las doce? 

    3.- Escribir en la pizarra las contestaciones a la pregunta f).


Otros temas relacionados:
Jesucristo nació de Santa María Virgen
Plan de Formación
Noviembre
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 5º P, Nueva Ortografía 6º P, Análisis sintáctico y Estadística y utilidades
Enviar a un amigo

Anuncios