opti123


   Caminaba por una de las calles de la ciudad donde vivo. A mi espalda escuché pasos de alguien que se acercaba deprisa. Era Oscar, un chico a quien conozco desde hace unos años. En la mano llevaba libros de texto y supuse a donde se dirigía. De todos modos le pregunté: «¿Dónde vas?». «A casa de Nacho», me contestó. «Hace una semana que está enfermo y voy a explicarle algunos temas para que no se le atrasen. Después jugamos un poco y así no se aburre». «Y ¿cómo lo pasáis?», pregunté de nuevo. Haciendo un gesto con los dedos, me contestó: «Fabuloso». Mientras Oscar se alejaba seguí pensando en sus palabras y me dio alegría. ¡Qué lección de amistad!

   Con frecuencia tú haces lo mismo. Necesitas del calor o del apoyo de tus amigos y les visitas. Unas veces para jugar, otras para pedirles un favor o para estudiar juntos. Con ellos pasas un rato muy agradable.

    Cristo, no lo olvides, es tu gran amigo. Y el mejor. Nunca falla ni traiciona. Lee estas líneas sin prisa, con amor. En ellas quiero recordarte algunos detalles de su amistad, del gran cariño que te tiene. Observa la Cruz. Mira despacio la corona de espinas, los clavos, la lanzada… ¿Por qué tanto sufrimiento? Para salvarte, para decirte que te quiere con locura. Dirige tu mirada al Sagrario. Jesús, escondido, se ha quedado para hacerte compañía, para que no estés solo, para que puedas hablarle y recibirle en la Sagrada Comunión. En el sacramento de la Confesión te perdona y te llena de alegría; te da ánimo y fortaleza, para vencer. ¡Cuántos detalles de amistad! Ningún amigo ha hecho esto por ti. Y tú, ¿eres verdadero amigo de Jesús? ¿Le visitas todos los días? Quizás pienses que te cuesta un poco. Lucha entonces. No te acobardes ante la desgana o la pereza. Vence la dificultad. Demuéstrale tu amistad y tu amor a través de la visita diaria.
    Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.
 
   SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
    Objetivo.- Hacer la visita diaria a Jesús.
    Contenido.– Amistad
    Todos buscamos amigos, pero nuestro mejor Amigo es Jesús.
   “Buscas la compañía de amigos que con su conversación y su afecto, con su trato, te hacen más llevadero el destierro de este mundo…, aunque los amigos a veces traicionan.
    -No me parece mal.
    Pero… ¿cómo no frecuentas cada día con mayor intensidad la compañía, la conversación, con el Gran Amigo, que nunca traiciona?” (San Josemaría Escrivá. Camino n. 88)
    “Jesús es tu amigo. -El Amigo. -Con corazón de carne, como el tuyo. -Con ojos, de mirar amabilísimo que lloraron por Lázaro…
    – Y tanto como a Lázaro, te quiere a ti. (Camino n. 422).
    Actividades.- 
   El profesor lee el texto, lo explica y comprueba la comprensión de los alumnos.
   Por equipos contestar a estas preguntas:
   a) ¿Qué hacía Oscar con su amigo Nacho?
   b) ¿Cómo demostraba su amistad?
   c) ¿Quién es nuestro Amigo?
   d) ¿Qué ha hecho Cristo por cada uno de nosotros?
   e) ¿Cómo podemos corresponder a su amor?
   Puesta en común leyendo las contestaciones de cada equipo.


Otros temas relacionados:
Historia de una amistad
Plan de Formación
Diciembre
CD con 4 programas educativos: Lectura y ortografía, Valores humanos (1 y 2) e Inglés abierto.

Enviar a un amigo

Anuncios