since65


    Renato era un muchacho de diecisiete años; bueno, pero con poca voluntad y muy poco dominio de sus pasiones. Estudiaba en la Universidad de Pisa y su familia vivía en un pueblecito cercano a esta ciudad. Su padre, que era médico del lugar, no ganaba lo suficiente para mantener a su familia y costear los estudios de Renato.El muchacho pasó contento las Navidades en el pueblo en compañía de su familia. El día 2 de enero, Renato regresó a la Universidad. Su madre le dio el dinero para pagar la pensión del mes. Pero nada más llegar a Pisa donde sus amigos ya le esperaban se le fue a la pensión. Organizaron entre todos una fiesta. Recorrieron las calles de la ciudad cantando alegremente y terminaron por entrar en una casa de juego. Renato jugó unas liras y las perdió; volvió a jugar y volvió a perder. Al salir de aquella casa Renato había perdido totalmente el dinero que le dio su madre para pagar el mes de pensión. Eran las cinco de la mañana cuando entraba en su casa de huéspedes. Se tumbó en la cama. Estaba horrorizado de lo que había hecho. El pobre chico no sabía qué hacer. Por fin, después de mucho cavilar, se determinó ir donde sus padres y contarles todo lo ocurrido. Esperaba una violenta reprensión y una buena bofetada. Tuvo que pedir dinero prestado a la patrona para el viaje, pues no tenía ni céntimo.

    Llegó a su casa y llamó. Le abrió su madre, y al ver ésta a su hijo tan pálido se asustó la pobre mujer. Renato, con lágrimas en los ojos, le declaró toda la verdad. La pobre mujer quedó apenada.¿Cómo darle dinero otra vez, con lo escaso que andaban de él?

    Cuando llegó el padre de Renato su esposa le puso al corriente de lo que había hecho su hijo. A la hora de la cena vio Renato a su padre y le dijo: «Buenas noches, Padre». El padre, con cierta bondad, no exenta de seriedad, lo contestó: «¡Buenas noches!»

    Renato esperaba durante la cena un chaparrón violento de gritos y bofetadas. Pero el padre comía con todo sosiego y le hablaba en un tono normal y sencillo. Al ir a acostarse, le dijo: «Renato, mañana tienes que madrugar. Necesito el caballo» Cuando la madre y el hijo quedaron solos en la cocina le preguntó si le había dado el dinero de la pensión. La madre le contestó que nada le había dado.

    Renato se levantó al amanecer. Era un día frío y duro de invierno. Caía la nieve con fuerza. Bajó al portalón y vio a su padre montando a caballo, envuelto en su amplio capote para ir a cumplir con su obligación de médico. El padre, dándole el dinero de la pensión, le dijo lentamente y con voz suave: -¡Toma, pero antes de malgastarlo acuérdate de cómo lo gana tu padre!- Avivó al caballo y se perdió en la oscuridad de la noche.

   Este joven, que con el tiempo llegó a ser un gran escultor, cuando siendo ya mayor recordaba las palabras de su padre, se le saltaban las lágrimas y pensaba que si él era algo en la vida era debido al ejemplo de su padre.
   Por Gabriel Marañón Baigorrí 

    Sugerencias metodológicas

    Objetivo:
Vivir el cuarto Mandamiento amando y obedeciendo a los padres.

       Contenido: Responsabilidad

    Es responsable la persona que pone cuidado y atención en lo que hace o decide libremente. Somos libres para actuar pero tendremos que responder de nuestros actos.

    La responsabilidad para un estudiante es hacer rendir los talentos a conciencia, aprovechando el tiempo con intensidad, obteniendo las mejores calificaciones y sin engañarse con la ociosidad de otros. Es una señal de falta de responsabilidad el echar la culpa de los bajos rendimientos al profesor, a la mala suerte, al no haber podido estudiar y otras razones. Es irresponsable quien le echa la culpa a los demás de sus fracasos.

    Hemos recibido suficientes talentos, como la vida natural, la inteligencia, la voluntad y la libertad. Nos corresponde a nosotros perfeccionarlos con nuestro esfuerzo y formar nuestra personalidad.

    Actividades:

       1. Los alumnos van leyendo en voz alta este texto, el profesor comprueba la comprensión y comenta el Contenido.

       2. Individualmente contestan a estas preguntas:

       a) ¿Cómo era Renato?

       b) ¿Qué hizo con sus amigos?

       c) ¿Que esperaba Renato al llegar a su casa?

       d) ¿Cómo reaccionó el padre?

       e) ¿Qué le dijo el padre por la mañana?

       f) ¿Qué aprendió Renato en esta ocasión?

       g) ¿Cómo hemos de tratar a los padres?

       3. Puesta en común contestando a las preguntas.

    Norma de Conducta:

    Daré a mis padres y hermanos, amor, alegría, paz y obediencia y ayuda en todo.

   Reproducido con autorización de: www.encuentra.com

Otros temas relacionados:
Una pareja silenciosa (Responsabilidad)
Plan de Formación
Febrero
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 3º P, Nueva ortografía 4º P, Técnicas de estudio y Cuatro operaciones.

Enviar a un amigo

Anuncios