forta83


    Ahora ya sabéis de quién decimos: es un joven de carácter. Lo decimos de aquél que tiene principios, ideales nobles y sabe ejecutarlos y permanecer firme en ellos. Permanecer firme, aun cuando nadie en el mundo confiese estos nobles ideales; aun cuando todos los que le rodean sean cobardes y sin carácter. Permanecer firme, a pesar de millares y millares de ejemplos adversos y malos. ¡Permanecer firmes en nuestros principios, sean cuales fueren las circunstancias! Sólo Dios sabe cuán terriblemente difícil es a veces.

    En las sangrientas persecuciones de los primeros siglos cristianos, apresaron a un campesino sencillo y lo pusieron ante una estatua de Júpiter…

    – “Echa incienso en el fuego y sacrifica a nuestro dios”.

    – “¡No lo hago!” -contesta con calma Barlaam.

    Empiezan a torturarlo. En vano. Entonces extienden a viva fuerza su brazo para que la mano esté justamente encima de las llamas y le ponen incienso en la palma.

    – “¡Deja caer el incienso y serás libre!”

    – “¡No lo hago!” -repite Barlaam.

    Y allí está de pie, inconmovible, con el brazo extendido. La llama de fuego va subiendo, ya está lamiendo la palma de la mano, ya empieza a humear el incienso… pero el hombre sigue invencible. El fuego consumió su mano, y así se quemó el incienso, pero el corazón del mártir Barlaam no fue perjuro a su Dios: Un corazón de bronce.

    Tihamer Tóth. El joven de carácter.

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Necesidad de ser valiente y firme en las convicciones.

       Contenido.- Carácter

    El tener carácter implica una decisión firme y una férrea voluntad para proponernos objetivos y alcanzarlos en la medida de nuestras posibilidades, el cultivo de los buenos hábitos, la actitud positiva hacia el trabajo y el esfuerzo por dominar a nuestros impulsos y al egoísmo.

    Una persona con carácter tiene retos constantes, no contra los demás, sino para consigo mismo. Cada reto personal es una manera de forjar un carácter recio, firme y decidido, incapaz de detenerse ante los obstáculos, de lamentarse por el cansancio o cuando las cosas salen mal.

    Actividades.-

    1. Después de repartir el texto a los alumnos, leerlo en voz alta y hacer preguntas de comprensión.

    2. Hacer equipos para contestar a estas dos preguntas:

    a) ¿Cómo demostró su carácter el mártir Barlaam?

    b) ¿En qué ocasiones se tiene que luchar para hacer lo que se debe?

    3. Puesta en común y hacer un listado en la pizarra con las contestaciones a la pregunta b)
—-
Otros temas relacionados:
Forjar el carácter
Plan de Formación
Abril
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 1º P, Nueva ortografía 2º P, Lecturas escolares y Generador de temas

Enviar a un amigo

Anuncios