j-bautista


    En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César (779 de Roma), siendo gobernador de Judea Poncio Pilatos, y tetrarca de Galilea Herodes; en los tiempos del Sumo Sacerdote Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, el hijo de Zacarías, en el desierto.

    Juan recorrió toda la región del Jordán predicando el bautismo de penitencia para remisión de los pecados. Como la gente pensaba si acaso Juan no sería el Cristo, salió al paso diciendo: Yo os bautizo en agua; pero viene quien es más fuerte que yo, al que no soy digno de desatar la correa de sus sandalias: él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego.

    Un día Jesús acudió desde Nazaret a la parte baja del Jordán para ser bautizado por Juan. Éste, por revelación interior, supo quién era y se negó, diciendo:

   – Yo debo ser bautizado por ti, y ¿tú vienes a mí?

   – Déjame hacer ahora. Debemos cumplir toda justicia.

    Entonces Juan permitió que Jesús se bautizara. Nada más salir del agua, estando Jesús en oración, se abrieron los cielos y descendió sobre Él el Espíritu de Dios en forma de paloma. Al punto se oyó una voz en los cielos que decía:

   – Éste es el Hijo mío, en quien tengo puestas mis complacencias.

    (Lucas 3, 1-23; Mateo 3, 13-17)
    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 168) 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Valorar y agradecer el sacramento del Bautismo.

    Contenido.- Bautismo

    El primero y el más necesario de los sacramentos es el bautismo, porque Jesucristo ha dicho que sin el Bautismo nadie puede entrar en el reino de Dios.

    El Bautismo es el sacramento de la regeneración por el que somos incorporados a Cristo y nacemos a la vida de la gracia. El Bautismo da la gracia santificante; quita el pecado original y todos los demás que tuviere el que se bautiza y las penas debidas por ellos; concede las gracias para vivir cristianamente, e imprime en el alma el carácter sacramental, que nos hace cristianos para siempre.

    Actividades.-

   Hacer fotocopias de este texto para todos los chicos.

   El profesor lee el texto y aclara las dudas profundizando en los efectos del Bautismo.

   Contestar a estas preguntas:

    a) ¿Qué año inició Jesús la vida pública?

    b) ¿Qué diferencia hay entre el bautismo de Juan y el de Jesús? 

    c) ¿Por qué se negaba Juan a bautizar a Jesús?

    d) ¿Dónde vemos en este texto las tres Personas de la Santísima Trinidad?

    e) ¿Qué efectos produce el Bautismo?

   4. Leer en voz alta las contestaciones de algunos alumnos.
—-
Otros temas relacionados:
Albert Camus pidió el bautismo antes de morir
Plan de Formación
Mayo
CD con 4 programas educativos: Lectura y ortografía, Valores humanos (1 y 2) e Inglés abierto.

Enviar a un amigo

Anuncios