septiembre 2009


multiplica


    A Jesús le seguía una gran muchedumbre porque veían los milagros que hacía con los enfermos. Jesús subió al monte, y se sentó allí con sus discípulos. Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús, al levantar la mirada y ver que venía hacia él una gran muchedumbre, dijo a Felipe:

       – ¿Dónde compraremos pan para que coman estos? (más…)

Anuncios

traba102


    Hasta hace algunos años era imposible hacer una operación quirúrgica en el mismo corazón. Hoy, gracias a Dios, la ciencia ha conseguido operar el corazón en estado de absoluto reposo. (más…)

servi102


    Sin el arte de decir “no”, es imposible que haya un joven de carácter. Cuando los deseos, las pasiones de los instintos se arremolinan en ti, cuando después de una ofensa la lava encendida de gases venenosos bulle en ti y se prepara a una erupción a través del cráter de tu boca, cuando la tentación del pecado te muestra sus alicientes, ¿sabes entonces con gesto enérgico pronunciar la breve y decisiva palabra. No? Entonces no habrá erupción. No habrá precipitación. No habrá golpes. No habrá disputa. (más…)

hijajairo


    Y habiendo cruzado de nuevo Jesús en la barca hasta la otra orilla, se reunió una gran muchedumbre a su alrededor mientras él estaba junto al mar. Viene uno de los jefes de la sinagoga, de nombre Jairo y, al verlo, se echa a sus pies, y le suplica con insistencia diciendo: Mi hija está en las últimas. Ven, impón tus manos sobre ella para que se salve y viva. (más…)

goretti5


    María Goretti era una muchacha de una delicada pureza de alma y cuerpo: poseía un rostro bello y encantador. Su madre, viuda, dedicada a la labranza, compartía la casa con un hombre viudo y un hijo de éste de veinte años. Las habitaciones estaban separadas, pero la escalera y la cocina servía para ambas familias. (más…)

gene83


    Una vez un hombre tuvo un sueño donde sus manos, pies, boca y cerebro se rebelaban contra el estómago. (más…)

   El viejo eslogan, nada original, de “Deja de preocuparte y goza de la vida”, parece ser el mensaje preferido por nuestro gobierno. Que puede traducirse por ¡tu tranquilo!, no te preocupes de la crisis, sigue consumiendo, que yo me cuido de todo. Eso se dice, pero no se siente, ya que después de ver las estadísticas crecientes del paro, la tranquilidad es un sueño lejano. A pesar de todo, el coro de los sindicatos también repite que ¡no pasa nada!, equivalente a “deja de preocuparte y disfruta del paro, que si se acaba tendrás un subsidio”. Por tanto, felices, aun cuando fenezcan los puestos de trabajo. (más…)

Página siguiente »