octubre 2009


pedro


    Aguas arriba, casi donde el Jordán empieza a ser río al pie del nevado Hermón, está Cesárea de Filipo en la región de Iturea. (más…)

rafael2


    Tobías padre había quedado ciego. Era un hombre justo y muy caritativo. Tobías había sido muy rico, pero después se empobreció, llegando a vivir en la miseria. Viajando en cierta ocasión por la Media, prestó a un paisano suyo, llamado Gabelo, diez talentos de plata, cantidad bastante elevada. Una mañana llamó Tobías a su hijo, llamado también Tobías, como su padre, y le dio el encargo de que fuera a Ragés a cobrar los diez talentos que le debía Gabelo. Cuando el joven Tobías salía de la humilde casa de sus padres, se encontró con un joven que iba también a Ragés y que conocía muy bien a Gabelo. Este joven era el arcángel San Rafael, pero de momento no se dio a conocer. (más…)

forta84


    La base de toda virtud es el dominio de sí mismo. En cuanto alguien se hace esclavo de sus instintos pierde inmediatamente la garantía mejor de su vida moral: el gobierno de sí mismo. (más…)

comunion


    Al día siguiente de la multiplicación de los panes y de los peces, la multitud iba buscan a Jesús. Éste les respondió:

    – En verdad, en verdad os digo que vosotros me buscáis no por haber visto milagros, sino porque habéis comido de los panes y os habéis saciado. Trabajad no por el alimento que perece sino por el que perdura hasta la vida eterna, el que os dará el Hijo del Hombre. (más…)

gene82


    Santo Tomás de Villanueva, arzobispo de Valencia, nació en Castilla, en Villanueva de los Infantes, el año 1488. Era muy limosnero. Socorría con abundancia a los pobres y necesitados, llegando algunos días a dar de comer cocido, pan y vino a quinientos pobres, añadiendo además su correspondiente limosna en dinero. A veces, tenía una forma original de hacer la caridad con los pobres. Algunas de sus limosnas a los necesitados se acrecentaban y rendían beneficio. Veamos cómo. (más…)

traba102


    Una liebre se burlaba de una tortuga.

    -¡Qué lenta eres! ¡Cómo te arrastras!

    -¿De veras? –dijo la tortuga-. Haz una carrera conmigo y te venceré.

    -Qué jactanciosa eres –dijo la liebre-. De acuerdo, correré contigo. ¿A quién pediremos que marque la línea de llegada y confirme que la carrera es justa?

    -Pidámoselo al zorro –dijo la tortuga.

    El zorro era muy sabio y justo. Les mostró la línea de partida, y cuánta distancia debían correr.

    La tortuga no perdió tiempo. Partió de inmediato y continuó la marcha.

    La liebre anduvo a los brincos varios minutos, hasta que dejó a la tortuga muy atrás. Sabía que podía llegar rápidamente a la meta, así que se acostó a la sombra de un árbol y durmió una siesta.

    Al cabo de un rato se despertó y se acordó de la carrera. Se levantó de un salto y corrió a toda velocidad.

    Pero cuando llegó a la meta, la tortuga ya estaba allí.

    -Las carreras se ganan con tesón –declaró el zorro.

    Esopo.

   SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.-
Para conseguir lo que queremos hace falta esfuerzo y tesón o perseverancia.
    Contenido.- Constancia

   Los hombres tenemos la capacidad para hacer propósitos con vistas a mejorar, para adquirir compromisos, para tomar decisiones; pero todo esto quedaría en humo, si no hubiera constancia.

   La constancia es mantenernos firmes en nuestras decisiones. Pero que sea una decisión buena, porque si es mala, lo razonable es desecharla.

   Una persona constante es la que pone en práctica todo lo que sea necesario para llevar a cabo lo que ha decidido.

    Actividades.-

   1. El profesor lee el texto y explica el contenido

   2. Cada niño contesta a estas preguntas:

    a) ¿De qué se burlaba la liebre?

    b) ¿Quién era el árbitro de la carrera?

    c) ¿Qué hizo la liebre después de salir?

    d) ¿Por qué ganó la tortuga?

    e) ¿Qué podemos hacer para conseguir nuestros deseos?

    3. Escribir en la pizarra las contestaciones a la pregunta e). 
—–
Otros temas relacionados:
Tipos de voluntad
Plan de Formación
Noviembre
CD con 4 programas educativos: Técnicas de estudio (1 y 2), Lecturas escolares y Cuatro operaciones.

Enviar a un amigo


   En los medios escritos serios no caben las extravagancias ni las aberraciones, por mucho que estén firmadas por una conocida periodista y escritora. Hay barbaridades que no se pueden pasar por alto, y menos todavía si van recuadradas. En un periódico de ámbito nacional, una colaboradora habitual de ese medio, refiriéndose al aborto, decía que las mujeres tienen derecho a decidir sobre su propio cuerpo considerando al feto como algo que forma parte del cuerpo de la madre. (más…)

Página siguiente »