Érase una vez un pastorcito que cuidaba su rebaño a cierta distancia de la aldea. Una vez pensó en gastar una broma para divertirse a costa de los aldeanos. Corrió a la aldea gritando a todo pulmón:

    -¡Lobo! ¡Lobo! ¡Socorro! ¡Un lobo ataca mis corderos!

    Los bondadosos aldeanos dejaron sus tareas y corrieron al campo a ayudarle. Pero cuando llegaron allá el niño se rió de sus molestias; no había ningún lobo.

    Otro día el niño les gastó la misma broma, y los aldeanos acudieron corriendo y nuevamente fueron objeto de burla.

    Hasta que un día un lobo entró en el corral y empezó a matear los corderos. Muy asustado, el niño corrió en busca de ayuda.

    -¡Lobo! ¡Lobo! –gritó-. ¡Un lobo ataca mi rebaño! ¡Socorro!

    Los aldeanos oyeron, pero pensaron que era otra jugarreta y nadie le prestó la menor atención. Y el pastorcito perdió todas sus ovejas.

    Eso les sucede a los que mienten: nadie les cree, ni siquiera cuando dicen la verdad.

    Esopo.

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Comprender la necesidad de decir siempre la verdad.

   Contenido.-   Sinceridad

   Sinceridad es decir claramente lo que se piensa. La primera condición de la sinceridad es que debe ajustarse a la la verdad. La mentira es cosa de calumniadores, de hipócritas, de mentirosos; pero no se sinceros.

   Hay que empezar con ser sinceros consigo mismo. Reconocer la verdad de lo que hacemos, vemos, pensamos y sentimos. Es decir, asumir la responsabilidad de los propios actos.

   La sinceridad es manifestar a la “persona idónea”, en el momento adecuado, lo que se ha hecho, lo que se ha visto, lo que se piensa, etc. si es conveniente para uno mismo o para los demás.

   Hay que se sinceros con los padres, los profesores, los amigos y todos los hombres.

    Actividades.- 

    1.-Los niños leen esta fábula en voz alta y el profesor comprueba la comprensión.

    2.-Se forman equipos y contestan a estas cuestiones:

    a) ¿Por qué mintió la primera vez el pastorcito?

    b) ¿Cómo les pagó el pastor a los aldeanos su ayuda?

    c) ¿Qué pasó cuando vino el lobo?

    d) ¿Por qué no vinieron a ayudarle los aldeanos?

                   e) ¿En qué suelen mentir algunos niños?

    3.-Los secretarios leen las respuestas.
——–
Otros temas relacionados:
Sinceridad de Santo Tomás Moro enel Consejo Real
Plan de Formación
Enero
CD con 4 programas educativos: Técnicas de estudio (1 y 2), Lecturas escolares y Cuatro operaciones.

Enviar a un amigo

Anuncios