El amor que tienes a la Virgen, te empujará a rezar el Santo Rosario o alguno de sus misterios. Pero te encontrarás con esta dificultad: no tienes tiempo. Todo el día estás ocupado: clases, estudios, comida, ayudar en casa, atender a tus hermanos más pequeños… ¿Qué puedes hacer para superarla? Mira, el día es como un ladrillo hueco. Si piensas un poco, localizarás trozos de tiempo que no tienes ocupados: cuando vas y vuelves del colegio, al subir en el ascensor o por la escalera de tu casa, mientras preparan la mesa para comer o cenar, cuando haces un encargo y cuando bajas de casa para tomar el autobús ¡Aprovéchalos! Reza entonces, algún misterio del Rosario. Así no perderás tiempo y tu vida crecerá en amor a la Virgen.
   Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Aprovechamiento del tiempo.

    Contenido.-

   El tiempo es parte de la herencia que hemos recibido de Dios. Es la distancia que nos separa de ese momento en que nos presentaremos ante Dios con las manos llenas o vacías.

   Sólo ahora, aquí, en esta vida, podemos merecer. Cada día de nuestra vida es un “tiempo” que Dios regala para llenarlo de amor a Él, de caridad con quienes nos rodean, de trabajo bien hecho, de ejercitar las virtudes…, de buenas obras. Ahora es el momento de hacer “el tesoro que no se envejece”.

    Actividades.-

   1.-Leer y comprender el texto.

   2.-Contestar a estas preguntas:

    a) ¿Cómo demostrar el amor a la Virgen?

    b) ¿Cuál es la dificultad más frecuente?

    c) ¿Qué se dice del ladrillo hueco?

    d) Señala varias ocasiones en las que podemos rezar el rosario.

    3.-Escribir en la pizarra las contestaciones a las preguntas c) y d).
———-
Otros temas relacionados:
Planificar un horario de estudio
El trabajo escolar en casa
Plan de Formación
Febrero
CD con 4 programas educativos: Técnicas de estudio (1 y 2), Lecturas escolares y Cuatro operaciones.

Enviar a un amigo

Anuncios