Mardoqueo era uno de los cautivos que Nabucodonosor, rey de Babilonia, había llevado en cautiverio de Jerusalén. Había adoptado como hija a una sobrina huérfana llamada Ester. Esta sobrina fue elegida por Asuero (rey que dominó desde la India hasta Etiopía, sobre ciento veintisiete provincias), entre las doncellas que le presentaron, para que fuera reina.

       Por aquel entonces un tal Amán fue nombrado el segundo en poder después del rey. Todos los presentes, menos Mardoqueo, se postraban a su paso cuando entraba en el palacio real, por lo que Amán se indignó contra él; enterado de que era de raza judía dictó un decreto para que todos los judíos fueran ejecutados.

       Cuando lo supo Mardoqueo, en señal de dolor y tristeza rasgó sus vestiduras, se vistió con ropas bastas y se puso ceniza en la cabeza. Después hizo llevar a Ester el decreto de Amán, rogándole que invocara el Señor e intercediera ante el rey a favor de su pueblo.

       Ester, luego de tres días de oración y ayuno, vistió sus mejores galas y se presentó ante Asuero para invitarle al banquete que había preparado para él y Amán. Durante el banquete, y para mostrar sus satisfacción, Asuero le dijo a Ester que le pidiera lo que más deseara, que se le concedería inmediatamente fuera lo que fuera.

       Ester le habló y le pidió su propia vida, como judía que era, y la vida de su pueblo, ya que estaban condenados al exterminio por orden de Amán. Asuero, al tener conocimiento de ello, montó en cólera y furioso ordenó la muerte de Amán, que fue ejecutado en la misma horca que éste había mandado alzar para Mardoqueo.

       Inmediatamente se despacharon mensajeros a todas las provincias para que comunicaran la anulación del decreto de Amán, devolviendo favores a los judíos, por lo que la angustia y terror reinantes se convirtieron en júbilo y alegría. Todo ello gracias a la mediación de Ester en favor de su pueblo.

       (Ester 1; 5; 10)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 132) 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Hacer lo posible para evitar las injusticias.

    Contenido. Justicia-

   La justicia consiste en dar a cada uno lo que le pertenece, de acuerdo con sus derechos, en cuanto personas, padres, hijos ciudadanos, gobernantes,etc.

   Por justicia podemos exigir nuestro derechos y esforzarnos por cumplir los deberes de justicia con los demás.

   Ejemplos de justicia: dar lo que se debe, devolver lo prestado, pagar el precio justo, no colarse en los espectáculos, no hablar mal de los demás, no copiar en los exámenes, no hacer trampas en los juegos, obedecer las leyes de tráfico, reparar los daños causados. etc.

    Actividades.-

   1. Leer en voz alta el texto y contestar a estas preguntas:

    a) ¿Por qué Mardoqueo no se arrodillaba ante Amán?

    b) ¿Qué decidió Amán sobre los judíos?

    c) ¿Qué hizo Ester ante esta amenaza?

    d) ¿A qué se comprometió Asuero?

    e) ¿Qué le pidió Ester?

        f) ¿Cómo terminó Amán?

   2. Tres alumnos leen sus contestaciones. 
———
Otros temas relacionados:
Solidaridad y caridad
Experiencia: Juegos para la cooperación y la paz
Plan de Formación
Mayo

Enviar a un amigo

Anuncios