Juventud

   La festividad de San Juan Bosco -31 de enero- es un estímulo para repensar en la pedagogía de este gran educador que en su tiempo llenó una necesidad pedagógico-social y cuya vida estuvo dedicada en exclusiva a la formación integral de la juventud marginada de su Italia natal.

   San Juan Bosco, al igual que otros educadores insignes, estaba dotado de un estilo vital, que supo transmitir a muchos de sus educandos, haciendo de ellos unos ciudadanos laboriosos, responsables, dotados de un sentido trascendente de la vida y luchadores por las causas justas y nobles.

   Es verdad que los tiempos actuales son distintos y, sin duda, mejores que los vividos en la época de San Juan Basco. Pero no es menos cierto que también la juventud actual tiene necesidades, inquietudes y problemas merecedores de ser atendidos por los educadores y por la sociedad.

   Es lamentable la carencia de ambiciones de muchos jóvenes, la forma desgarbada de reaccionar frente a las dificultades superables, su claudicación ante imposiciones de unas estructuras sociales aje­nas a sus auténticos intereses; su falta de lógica, y su insensibilización para apreciar valores tradicionalmente estimados por los hombres cultos de todas las épocas.

   Culpar a los jóvenes de esta situación sería injusto. La responsabilidad mayor recae en los mayores. ¿Qué se puede esperar de los jóvenes cuando el ambiente social les muestra como únicos objetivos vitales, el confort, el materialismo axiológico, el temporalismo intrascendente; como única motivación el egoísmo hedonista y el subjetivismo más radical y absoluto como criterio superior ,de verdad, bondad y belleza?

   Los cánones objetivos, las motivaciones superiores y los valores trascendentes son para muchos jóvenes capítulos de una mitología desfasada. Los pueden admitir como curiosidades o elementos de una cultura histórica valiosa, pero los rechazan como elementos vitales necesarios. Y los rechazan porque los educadores no han puntualizado la naturaleza real y constructiva de dichos elementos existenciales humanos.

   El joven ignora el planteamiento de los problemas morales, sociales. ontológicos y axiológicos. Y si no se le exponen oportunamente, lo ignorará siempre o los planteará mal. Y cuando se le exponen, su primera reacción será rehuír el esfuerzo que exige su solución.

   El educador debe adaptarse al joven, es decir, adoptar aquellas actitudes que resultan más eficaces educativamente, que consigan interesarle por los datos culturales y las actividades educativas que puedan enriquecer más y mejor su personalidad.

   Pero algunos educadores interpretan mal la adaptación al joven. Creen que consiste en acomodarse a sus gustos, llevarle en todo la corriente. Confunden la comprensión de ciertas reacciones juveniles injustificables con la justificación y aprobación objetiva de las mismas.

   En el fondo, los educadores necesitan esa ductilidad acerada, flexible y firme a la vez, que les permita plegarse a los jóvenes en una estrategia educativa de adaptación comprensiva de sus naturales reacciones, y en una influencia personal que proyecte sobre ellos: la convicción clarividente del bien objetivo, y la decisión firme de encarnar en su propia existencia personal los valores superiores que constituyen el porqué y el para qué de nuestra existencia.

   Hay que educar, enseñar, exhortar, comunicar y entrenar vitalmente a nuestros jóvenes mostrándoles en nuestra propia vida la vigencia permanente de esos valores humanos, los únicos que pueden redimimos de la angustia y la vulgaridad de una sociedad que nunca tuvo tantas oportunidades de superación como ahora.

   Sin estilo vital -que es fuerza, armonía y plenitud- en los adultos no es posible la existencia de generaciones jóvenes pletóricas de vitalidad y elegancia, cultas, responsables y solidarias. El árbol se alimenta por la raíz y de la atmósfera que le envuelve.

   José María Arroyo
——–
Otros temas relacionados:
San Juan Bosco y las diversiones
La extraña excursión de San Juan Bosco
Otros artículos sobre JUVENTUD
CD con 4 programas educativos: Lectura y ortografía, Valores humanos (1 y 2) e Inglés abierto.

Enviar a un amigo

Anuncios