Un santo

   Su próxima beatificación –Londres, 19 de septiembre de 2010–, que contará, según parece, con la asistencia de Benedicto XVI y la reina de Inglaterra, está suscitando, un interés creciente por la figura del cardenal Newman y, en consecuencia, por su pensamiento.

   En palabras de Benedicto XVI, “Newman es un ejemplo de fidelidad a la verdad revelada”. Es también un gran escritor y comunicador, ya desde la época de juventud y de servicio pastoral en el anglicanismo. Es una de esas personalidades intelectuales de las que la Iglesia está tan necesitada hoy en día, hasta el punto de que no es descabellado suponer que, como dice Ker, en el futuro podremos contar a Newman entre los doctores de la Iglesia.

   La biografía de Ker ha sido alabada en multitud de ocasiones desde que apareciera en la década de los 80 del siglo pasado. No en vano es un autor que puede presentar entre sus méritos enseñar teología en Oxford –¡con cuánto orgullo lo diría Newman de su biógrafo!– y haber publicado más de veinte libros sobre temas relacionados con el pensamiento newmaniano. En 2003 publicó un volumen histórico sobre el renacimiento católico que se produce, y no por casualidad, en la literatura inglesa a partir de la fecha en que Newman se convierte al catolicismo.

   La solvencia del autor se prueba en la capacidad realmente excelente de manejar unos materiales muy complicados, como son las cartas autógrafas de Newman, de las que se conservan más de 20.000, para trazar con coherencia una figura realista y detallada de Newman en cada uno de los pasos fundamentales de su vida: orígenes, formación religiosa y académica anglicana, conversión al catolicismo y empresas intelectuales y apostólicas de gran relieve, hasta ser creado cardenal al final de su vida, cuando continuó manteniendo una inmensa actividad como figura de gran peso en Inglaterra.

   La biografía nos presenta a un Newman infatigable, siempre asediado por dificultades de todo tipo, pero confiado en la gracia de Dios y en los caminos, nada fáciles, por donde era conducido para cumplir con la voluntad divina. La conciencia religiosa, su conciencia personal para vivir en Dios y conforme a su querer, es el conmovedor trasfondo de una historia que terminará en los altares de la Iglesia católica el próximo mes de septiembre. Decía por eso el actual pontífice: “Mi esperanza es que la devoción hacia él sirva de inspiración a muchos a fin de que ellos también puedan seguir los pasos del cardenal Newman”. Los pasos de un alma que apostó todo para seguir los dictados morales de la verdad religiosa.

   Por Ian Ken. Palabra. Madrid (2010). 793 págs. 39 €. Traducción: Rosario Athié, Josefina Santana, Javier Martín Valbuena.

   Por Pedro Urbano. 30-VI-2010. Con la autorización de: www.aceprensa.com
———-
Otros temas relacionados:
La autoridad de la Iglesia
Libro: Educar. Los retos del siglo XXI
Otros artículos sobre LIBROS
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 5º P, Nueva Ortografía 6º P, Análisis sintáctico y Estadística y utilidades

<font face="Verdana" size="2"

Ruedan película sobre el cardenal John Henry Newman

color=”#CC0066″>Enviar a un amigo

Anuncios