Educación sexual

   El Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF) acaba de lanzar un programa de educación sexual para niños y adolescentes. Aunque el programa forma parte de un plan más amplio, su puesta en marcha en España coincide con el plan del gobierno de imponer en las aulas una visión sesgada de la sexología.

   El programa SABE Escolar (www.ivaf.org/escolar/) completa la estrategia educativa que emprendió el IVAF en 2001. La idea era suplir las carencias formativas que a menudo presentan las familias, los profesores y los alumnos en materia de educación sexual. En sintonía con la sección española del Instituto Pontificio Juan Pablo II, el IVAF comenzó a impartir sus programas a padres y profesores.

   El primero de todos fue SABE Adultos, dirigido a los padres. Después surgió SABE Adolescentes, para padres y profesores con hijos o alumnos en esa edad. Más tarde, con el programa SABE Infancia, les llegó el turno a los padres y maestros de educación primaria.

   Para cerrar el ciclo educativo, faltaba la formación directa a los alumnos. Esto es lo que acaba de hacer SABE Escolar. A diferencia de la visión que promueve el gobierno, este programa enmarca la educación sexual en el contexto de una relación amorosa, comprometida y estable. Esto, claro, adaptado a la edad de los alumnos.

   Para el sociólogo José Pérez Adán, uno de los promotores de esta iniciativa, SABE Escolar no es una simple respuesta de emergencia a la Ley del Aborto. Más bien, se trata de “una necesidad que se venía sintiendo desde hace tiempo para ayudar a niños y jóvenes a crecer en un ambiente saludable”.

   Una de las ideas básicas del programa es enseñar a los alumnos a pensar con sentido crítico sobre los contenidos que difunden los medios de comunicación. Nuestra sociedad, dice Pérez Adán, “demanda respuestas racionales a los retos de la hipersexualización”.

   SABE Escolar está basado en las propuestas de la continencia, el respeto mutuo y la práctica de las virtudes, así como “en la transmisión no sectaria de los conocimientos científicos y el uso de recursos atractivos y modernos”.

   Cómo funciona

   SABE Escolar se imparte a tres grupos de alumnos divididos por franjas de edad: de 5 a 7 años, de 8 a 11, y de 12 a 14. Cada uno de estos grupos recibe seis sesiones, con una parte teórica y otra práctica basada en los materiales diseñados por el IVAF.

   Las unidades del programa abarcan temas muy variados (fertilidad, familia, salud, noviazgo…), precisamente para lograr crear un marco donde los alumnos comprendan la sexualidad de forma responsable e integral.

   El IVAF proporciona el programa SABE Escolar a todas las escuelas que lo soliciten si cumplen un requisito: que haya al menos tres profesores capacitados en esta materia; o sea, que tengan los diplomas SABE Infancia, SABE Adolescentes o SABE integrado. De esa forma se evita que sean agentes de salud ajenos al centro quienes impartan la educación sexual.

   Además de proporcionar los materiales correspondientes a cada unidad (por los que cada centro paga 800 euros), el IVAF asigna a cada centro un tutor específico para resolver dudas on line.

   Los programas SABE funcionan ya en 31 países y llegan a más de 5.200 alumnos, bien a través de educación presencial o a distancia.

   Con la autoriación de: www.aceprensa.com
————–
Otros temas relacionados:
La información sexual
Afectividad: no busque la abstinencia, busque el amor
Otros artículos sobre EDUCACIÓN SEXUAL
CD con 2 programas educativos: Nueva ortografía 5º y 6º de Primaria

Enviar a un amigo

Anuncios