¿Qué le puedes contar a Jesús en la visita?
   Lee despacio este punto de Camino y encontrarás la respuesta. «No dejes la Visita al Santísimo. -Luego de la oración vocal que acostumbres, di a Jesús, realmente presente en el Sagrario, las preocupaciones de la jornada. -Y tendrás luces y ánimo para tu vida de cristiano» (Camino, n. 554).

   Tú, cuando hagas la visita todos los días, puedes comenzar rezando esta oración:

   «¡Viva Jesús Sacramentado! ¡Viva y de todos sea amado!». Padre Nuestro, Ave María y Gloria. (Tres veces).

   Al terminar puedes manifestarle tus deseos de recibirle haciendo esta comunión espiritual:

   «Yo quisiera, Señor, recibimos, con aquella pureza, humildad y devoción, con que os recibió vuestra Santísima Madre, con el espíritu y fervor de los Santos».

   Por último, cuéntale al Señor tus dificultades. Un día el tema de tu charla será alguna de las cosas que te cuesta hacer en casa: ayudar a tus padres, no enfadarte con tus hermanos, dejarles tus cosas, cumplir tus encargos, obedecer a la primera, ordenar tu ropa o tus libros, etc. Otro día háblale de tu estudio: si le dedicas el tiempo suficiente, si te distraes dándote cuenta, si tardas en ponerte a estudiar o si haces todos los deberes del Colegio. Es importante que, con frecuencia, le hables de tu vida espiritual.  Dile entonces: «Señor, a veces, me cuesta comulgar con frecuencia y oír la Santa Misa con cariño; confesar cada semana; rezar por la mañana y por la noche con amor… Señor, yo quiero pero me falta bravura para vencer, soy egoísta, necesito que me ayudes». Piensa que Jesús te mira con amor te escucha y te alienta. ¡Le has ganado el corazón!

   Ahora te voy a decir algo muy importante. Después de hablar con el Señor sobre estas cosas que te cuestan, elige una de ellas para luchar durante el día y pídele ayuda para conseguirla. Vencerás si pones esfuerzo. Así, desde ahora, cada día contarás con una victoria más. Tu vida, con Jesús, no será una vida derrotada y triste. Con. ti te irás engrandeciendo.

    Otras veces cuéntale lo que te ha producido alegría: una buena nota, una victoria que has tenido, un triunfo en el deporte… Dale gracias después. Por último, puedes hablarle de las personas y cosas que amas: padres, hermanos, amigos; la Iglesia, el Papa, los sacerdotes… y pedirle por ellos. Así les ayudarás a salvarse.

    Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Aprender a hacer la visita al Santísimo.

    Contenido.- Oración

   Oración es hablar con Dios, de corazón a corazón, interviniendo toda el alma: la inteligencia y la imaginación, la memoria y la voluntad. Santa Teresa decía que no es otra cosa, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama

    Actividades.-

   Lectura individual del texto por los alumnos.

   Responder a estas preguntas:

   a) ¿Qué se puede rezar en la visita al Santísimo?

   b) Copia la comunión espiritual

   c) ¿Qué dificultades podemos contarle a Jesús?

   d) ¿Por qué cosas podemos darle gracias?

   e) ¿Por qué cosas podemos darle gracias?

   f) ¿Por quién debemos pedir?

   Puesta en común leyendo las respuestas de algunos alumnos.
———
Otros temas relacionados:
La alegría de Federico (Oración)
El caracol (Oración)
Plan de Formación
Enero
CD con 2 programas educativos: Lectura rápida 2 y Cálculo infantil

Enviar a un amigo

Anuncios