Un cuervo negro como el carbón robó un trozo de carne. Voló hacia un árbol con la carne en el pico.

    Una zorra lo vio y quiso obtener la carne, así que miró hacia el árbol y dijo:

    -¡Qué hermoso eres, amigo mío! ¡Tienes plumas más bellas que una paloma!

    “¿Es tu voz tan dulce como tu forma? En ese caso, eres el rey de los pájaros.”

    El cuervo quedó tan contento con estas lisonjas que abrió la boca para demostrar que sabía cantar. El trozo de carne se le cayó.

    La zorra se adueñó de la carne y huyó a la carrera.

    Esopo.

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- No buscar la vanidad y el aplauso de los demás.

    Contenido.- Vanagloria

   La vanagloria es una forma superficial de soberbia u orgullo que rebasa los justos límites en el deseo de preeminencias y honores externos y lleva a aparecer más de lo que en realidad se es. La vanagloria es uno de los pecados capitales, por considerar a la soberbia no como simple pecado capital, sino como raíz de todos. Hemos de reconocernos humildes. Hay que estar vigilantes para no pedir la recompensa de aquí abajo y perder la gloria que realmente interesa (el Cielo).

    Actividades.-

   1. El profesor lee el texto y lo explica.

   2. Oralmente los chicos contestan a estas cuestiones:

    a) ¿Qué pensó la zorra para quitarle la carne al cuervo?

    b) ¿Qué le dijo la zorra?

    c) ¿Se creyó el cuervo estas alabanzas?

    d) ¿Qué pasó cuando se puso a cantar?

    e) ¿Consiguió la zorra su objetivo?

    f) ¿Qué nos enseña esta fábula?

   3. Escribir en la pizarra las contestaciones a la pregunta f). 
—————–
Otros temas relacionados:
El monje domador (Autodominio)
Aprender a conversar
Plan de Formación
Abril

Enviar a un amigo

Anuncios