mayo 2011



    Jesús salió con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón donde había un huerto en el que entró Él con sus discípulos. Dejó a algunos a la entrada y se llevó con Él a Pedro, Santiago y Juan, y les dijo:

    -Mi alma está triste; esperad aquí y velad conmigo. (más…)

Anuncios


    Taisid, se quedó huérfano de madre desde muy niño, por tanto no tuvo el dulce calor de una madre. Sólo recordaba que siendo él niño, los sacerdotes vestidos de negro se la llevaron un día de casa para siempre. (más…)


    Demóstenes perdió de siete años a su padre; su tutor astuto lo despojó de toda la fortuna. En una ocasión el muchacho asistió a un juicio y oyó el discurso del defensor; y cuando el pueblo acompañaba en triunfo al orador, decidió dedicarse también a la oratoria. (más…)


    Al anochecer se puso a la mesa con los doce discípulos. Y mientras comían dijo:

       – En verdad os digo que uno de vosotros me va a traicionar. (más…)


    Jacob tuvo doce hijos. Los dos menores fueron José y Benjamín. Su padre los quería entrañablemente. José era bueno y recto, pero sus hermanos le tenían envidia. (más…)


    Una vez había un niño tan desarreglado y sucio que todo el mundo le llamaba “Juan el sucio”. (más…)
Palabras de Benedicto XVI

   Queridos jóvenes:
   Es una alegría poderos saludar aquí, en Barangaroo, a orillas de la magnífica bahía de Sydney, con el famoso puente y la Opera House. Muchos sois de este País, del interior o de las dinámicas comunidades multiculturales de las ciudades australianas. Otros venís de las islas esparcidas por Oceanía, y otros de Asia, del Oriente Medio, de África y de América. En realidad, bastantes de vosotros viene de tan lejos como yo, de Europa. Cualquiera que sea el País del que venimos, por fin estamos aquí, en Sydney. Y estamos juntos en este mundo nuestro como familia de Dios, como discípulos de Cristo, alentados por su Espíritu para ser testigos de su amor y su verdad ante los demás. (más…)

Página siguiente »