Matar a los abuelos

   Los jubilados tenemos serios motivos para estar preocupados ente al peligro de que una ley de muerte digna o eutanasia acabe quitándonos la vida, sin que se cumplan los requisitos de que se respetará nuestra voluntad. Porque la eutanasia no respeta la terminación natural de la vida sino que es la “terminación activa de la vida”, es decir, que unos llamados profesionales de la salud provocan la muerte con una inyección letal o por otros métodos.

   La legislación belga señala que el enfermo ha de pedir la eutanasia y esta petición ha de ser voluntaria, reflexionada y reiterada, y no puede ser el resultado de una presión exterior. También está previsto que la petición del paciente sea expresada y firmada por el paciente mismo o, si él no puede, por una persona mayor de edad que el propio paciente haya elegido. También habrá una Comisión de Control para evitar posibles errores.

   En el primer informe de la Comisión se señalaba que en 14 declaraciones de eutanasia o muerte digna no constaba la petición por escrito del enfermo ni de otra persona. Es decir, habían matado a 14 enfermos que no habían pedido la eutanasia.

   Sobre el otro requisito de que el paciente no sufra una presión exterior para firmar la petición, la experiencia en Holanda señala que los enfermos holandeses son forzados con frecuencia o no son consultados, en las decisiones de poner fin a su vida.

   En el New Cork Times Magazine se describía el caso de Louise, una mujer enferma cuya muerte había sido acordada por una médico y otra persona ajena al enfermo. Dijo que sólo encontró apoyo para la muerte. Manifestó a su madre: “Siento que todos están arrastrándome, presionándome”-

   Parece que casi la cuarta parte de los médicos que practican la eutanasia de Holanda admiten haber acabado con la vida de los enfermos que no les habían dado su consentimiento. Y parece que el porcentaje se ha incrementado considerablemente.

   ¿Qué pueden hacer los jubilados y personas mayores para que no les apliquen la eutanasia o muerte digna? Pues poner todos los medios para que esa ley no sea aprobada y para ello negar el voto propio, de su familia y amigos al partido político que la promueve en las próximas elecciones y en las siguientes.

   Es muy frecuente que algunos pacientes con fuertes sufrimientos firmaron la petición de eutanasia, pero cuando se le aplicaron los cuidados paliativos y desaparecieron los dolores, cambiaron de opinión y querían seguir viviendo.

   Lo que si parece claro es el derecho de los enfermos terminales a no sufrir y a recibir los cuidados paliativos necesarios para aliviar el dolor, hasta la terminación natural de su vida.

   Arturo Ramo
www.aplicaciones.info
————–
Otros temas relacionados:
La eutanasia y el nazismo
Los jubilados y la pendiente resbaladiza
Otros artículos sobre la EUTANASIA
Vídeos sobre Eutanasia y legalidad

Enviar a un amigo

Anuncios