septiembre 2011



    Al tiempo que gobernaban los jueces, hubo hambre en la tierra. Elimelec, con su esposa Noemí, sus dos hijos y el resto de la familia emigraron a la región de Moab. Los hijos se casaron con dos muchachas moabitas, Orfa y Rut. Murió Elimelec y, años más tarde, también murieron sus dos hijos por lo que las tres mujeres se quedaron viudas. (más…)
Anuncios


    Antes de subir a los cielos Jesús quiso despedirse de sus discípulos y darles las últimas enseñanzas. Les dijo:
       – Así está escrito: que el Cristo tiene que padecer y resucitar de entre los muertos al tercer día, y que se predique en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén. Vosotros sois testigos de estas cosas. Y sabed que yo os envío al que mi Padre ha prometido (refiriéndose al Espíritu Santo). Vosotros permaneced en la ciudad (Jerusalén) hasta que seáis revestidos de la fuerza de lo alto. (más…)


    El segundo modo de ejercitar la voluntad es la perseverancia, la constancia, la paciencia. Uno de los más renombrados psicólogos americanos, James, aconseja a los jóvenes que hagan cada día algo en contra de sus inclinaciones para afirmar el dominio sobre sí mismos. (más…)

Formación


    Jesús se apareció otra vez a sus discípulos en el mar de Tiberiades. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado Dídimo, Natanael que era de Caná de Galilea, Santiago, Juan y otros dos. Salieron a pescar y subieron a una barca, y aquella noche no pescaron nada. Llegada la mañana, se puso Jesús a la ribera, pero no conocieron los discípulos que era Jesús. (más…)


    Cuenta Santa Teresita del Niño Jesús que oyó hablar de un famoso criminal llamado Pranzini, condenado a muerte por crímenes horrendos. El criminal, que había oído en la cárcel su sentencia de muerte, no quería arrepentirse de su vida pasada; no quería confesarse y, por tanto, hacía temer su eterna condenación. (más…)


    Éranse una vez tres cerditos que querían construir sus propias casitas. Cada uno eligió su lugar en un claro del bosque donde hacer la construcción. El primer cerdito vio que había por allí algo de paja y pensó: “Será fácil construir mi casita con esa paja.” Y eso es precisamente lo que hizo. (más…)
La moral es el camino acertado

“Quien en nombre de la libertad
renuncia a ser el que tiene que ser,
ya se ha matado en vida: es un suicida en pie.
Su existencia consistirá en una perpetua fuga
de la única realidad que podía ser.”
Ortega y Gasset    

   ¿Inculcar una moral es lavar el cerebro?     (más…)

Página siguiente »