Formación


    Jesús se apareció otra vez a sus discípulos en el mar de Tiberiades. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado Dídimo, Natanael que era de Caná de Galilea, Santiago, Juan y otros dos. Salieron a pescar y subieron a una barca, y aquella noche no pescaron nada. Llegada la mañana, se puso Jesús a la ribera, pero no conocieron los discípulos que era Jesús.

    Desde la orilla, entre la bruma, les gritó:

    -¿Traéis algo de comer?

    -¡No! -contestaron.

    -¡Echad la red a la
derecha de la barca y hallaréis!

    La echaron, y no la podían sacar por la cantidad de peces recogida. Juan dijo que era Jesús. Pedro no se lo pensó; se tiró al agua y ganó la orilla a nado.

    -Traed aquí el pescado y venid a almorzar -les dijo Jesús.

    Cuando terminaron de comer, dijo Jesús a Pedro:

    -Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?

    -Sí, Señor; tú sabes que te quiero -le contestó Pedro.

    -¡Apacienta mis corderos! -le mandó Jesús.

    Por segunda vez le hizo la misma pregunta y Pedro dio la misma respuesta. Y Jesús le ordenó:

    ­Pastorea mis ovejas!

    Y por tercera vez le pregunta:

    -Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?

    Pedro se entristeció, porque le preguntó esto por tercera vez.

    -Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero -le dijo.

    -¡Apacienta mis ovejas! -le volvió a mandar Jesús. Y añadió-: ¡Sígueme!

    (Juan 21, 1-19)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 244) 

   SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

   Objetivo.- Obedecer pronto y de buena gana

   Contenido.- Obediencia

   Obedecer es cumplir la voluntad del que manda. Hay virtud en obedecer cuando el encargo se cumple porque se le reconoce la autoridad de la persona que manda.

   En la familia, en la ciudad y en la nación hace falta una autoridad, que organice y busque el bien común de esa sociedad.

   Que tu obediencia no sea rutinaria, ciega o mecánica, sino inteligente y voluntaria.

   No te limites a hacer el mínimo necesario para justificarte. Debes ser generoso haciendo incluso más de lo que se te pide.

   No critiques ni de pensamiento, a la persona que tiene autoridad.

   No intentes pasar el encargo recibido a otra persona.

   Actividades.- 

   1.Hacer teatro leído con estos personajes: narrador, Jesús y Pedro.

   2.Contestar por escrito a estas cuestiones:

    a) ¿Qué pasó con la pesca?

    b) Explica el diálogo de Jesús y Pedro.

    c) ¿Qué significa: apacienta mis corderos y apacienta mis ovejas?

    d) ¿Quién es ahora la Cabeza de la Iglesia?

    e) ¿Por qué debemos pedir por el Papa?

    3. Leer algunas contestaciones.
——————-
Otros temas relacionados:
Diamantes y sapos (Obediencia)
Las diez plagas (Obedecer)
Plan de Formación
Octubre

Enviar a un amigo

Anuncios