Los primeros cristianos aumentaban en número cada día. Se reunían en las casas para leer las Escrituras y celebrar la Eucaristía y se ayudaban los unos a los otros con sus bienes.

    Los Apóstoles, con gran fortaleza de ánimo, daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y de todo lo que él les había mandado anunciar. Obraban muchos prodigios entre el pueblo.

    Pedro y Juan subían una tarde al templo a orar y al entrar por la puerta llamada Hermosa un cojo de nacimiento, que cada día pedía limosna en ella, alargó la mano para que le dieran alguna moneda. Pedro, mirándolo fijamente, le dijo:

    -Ni oro, ni plata tengo; pero lo que tengo, eso te doy; en nombre de Jesús Nazareno, levántate y anda.

    Se incorporó y entró con ellos en el templo saltando de alegría y glorificando a Dios. El cojo era muy conocido y su curación llenó de asombro a todo el pueblo. No se separaba de Pedro y para verlo se reunió mucha gente bajo el pórtico de Salomón, donde el Apóstol solía dirigirse a la multitud.

    Los Apóstoles fueron encarcelados varias veces. En una de ellas Gamaliel, doctor de la ley, pidió que los sacaran de la sala para deliberar a solas. Les dijo a los otros miembros del senado:

    -Dejad en paz a estos hombres porque si lo que enseñan es obra de hombres, desaparecerá por sí sola; mas si proviene de Dios, no podréis destruirla, y es malo pelear contra Dios.

    Después de azotarlos los dejaron en libertad, ordenándoles que no anunciaran a Jesús. Pedro les contestó:

    -Juzgad vosotros mismos si tenemos obligación de obedecer a los hombres antes que a Dios.

    Salieron gozosos de haber padecido azotes por el nombre de Jesús, y continuaron predicando todos los días en el templo y en las casas la buena nueva del Señor Jesús.

              (Hechos de los Apóstoles 3; 4, 1-37; 5, 12-42)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 250) 

   SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

   Objetivo.- Obedecer a Dios antes que a los hombres.

   Contenido.-Obediencia

   Obedecer es cumplir la voluntad del que manda. Hay virtud en obedecer cuando el encargo se cumple porque se le reconoce la autoridad de la persona que manda.

   En la familia, en la ciudad y en la nación hace falta una autoridad, que organice y busque el bien común de esa sociedad.

   Que tu obediencia no sea rutinaria, ciega o mecánica, sino inteligente y voluntaria.

   No te limites a hacer el mínimo necesario para justificarte. Debes ser generoso haciendo incluso más de lo que se te pide.

   No critiques ni de pensamiento, a la persona que tiene autoridad.

   No intentes pasar el encargo recibido a otra persona.

   Actividades.- 

   1.Hacer copias de este texto y leerlo en clase.

   2.Responder por escrito a estas cuestiones:

    a) ¿Para qué se reunían los creyentes?

    b) Explica el milagro que hizo Pedro.

    c) Por qué los judíos encarcelaron a los apóstoles?

    d) ¿Qué dijo Gamaliel?

    e) ¿Qué les contestó Pedro?

    f) ¿Cómo podemos animar a otros chicos a seguir a Jesús?

   3.- Escribir en la pizarra las respuestas a la pregunta f). 
—————-
Otros temas relacionados:
Obedecer
Las diez plagas
Plan de Formación
Noviembre

Enviar a un amigo

Anuncios