Educación sexual

   Más de 32.000 firmas se han recogido en las últimas semanas en contra de los libros de texto de Ciencias que el Ministerio de Educación francés quiere implantar desde septiembre y en los que se incluye un nuevo capítulo sobre ideología de género y orientación sexual. La campaña pretende mostrar su desacuerdo con los nuevos libros por considerar que los textos no respetan el principio de neutralidad de la escuela pública. Todavía no ha habido una respuesta por parte del Gobierno ni de las editoriales.

   Las protestas, que piden corregir o retirar los manuales preparados, se aglutinan en torno a varias asociaciones católicas lideradas por la ex ministra de Educación Christine Boutin –cfr. Aceprensa 17 de junio 2011- y a un colectivo denominado L´École Déboussolée. A través de este último grupo se han promovido las cartas firmadas, en las que se advierte que la teoría del género incluida en los programas de Ciencias de la Vida y de la Tierra es “una teoría filosófica y sociológica, pero no científica”. Los firmantes consideran que los textos de los programas y manuales, además de no garantizar las libertades de pensamiento de los profesores ni de conciencia de los alumnos, suponen el incumplimiento de valores tradicionalmente atribuidos a la escuela pública.

   En las cartas dirigidas al primer ministro se recuerda que la misión de la escuela es “formar el espíritu crítico según las exigencias propias de la razón”. “Un instituto no debería dictar comportamientos sino más bien formar inteligencias”, señalan, y del mismo modo, “no puede convertirse en una caja de resonancia de opiniones cambiantes en la sociedad”. Para los 32.000 firmantes, los nuevos textos suponen una grave intromisión, porque no respetan la personalidad del niño ni la acción educativa de las familias”. Por eso, además de pedir que se retiren algunos manuales, los firmantes exigen que se garantice que el “género” no forme parte del temario de examen en las pruebas de final de bachillerato.

   La decisión de enseñar en California una historia oficial de gays y lesbianas a los escolares se ha criticado como una intromisión del Estado en la libertad de pensamiento

   Una historia oficial sobre los homosexuales en California

   Una situación parecida se observa también en las escuelas públicas de California, donde el avance de las teorías de género en los centros escolares ha llegado a los libros de Historia. Una normativa aprobada a principios de mes por el Gobernador de Los Angeles, Jerry Brown, exigirá que las escuelas públicas incluyan las contribuciones de gays y lesbianas al Estado y la sociedad en las explicaciones y libros de texto de Ciencias Sociales. Según una información publicada por The New York Times, la legislación, que ya fue vetada en 2006 por un gobernador republicano, se presenta como un respaldo a alumnos homosexuales en las aulas, que, según sus promotores, a menudo se ven aislados o marginados.

   La decisión de enseñar la historia de gays y lesbianas a los escolares ha levantado las críticas de otros congresistas, que ven la estrategia como una intromisión del Estado en la libertad de pensamiento, apoyándose en una supuesta tolerancia. Para Tim Donnelly, congresista por San Bernardino, “es triste que el Gobierno dicte a la gente lo que tiene que pensar”. En su opinión, “una ley que no permite presentar a gays y lesbianas más que bajo una óptica positiva se convierte en un tipo de censura”. La medida, que entrará en vigor en enero, requerirá el diseño de material escolar adicional, ya que los libros y programas se actualizan con una frecuencia más amplia.

   Con la autorización de: www.aceprensa.com 19-VII-2011
——————
Otros temas relacionados:
El género y la educación
Un experimento médico
Otros artículos sobre EDUCACIÓN SEXUAL
Enviar a un amigo
DESCARGAS de Técnicas de estudio

Anuncios