junio 2012


Pureza

   ¿SABEMOS o podemos predecir las consecuencias psicológicas, sociales y humanas de un niño o una niña que desde su infancia es educado por unos “padres”, homosexuales ambos? Y si no lo sabemos, ¿se puede realizar este experimento? Reformulada esta última pregunta de un modo más riguroso ¿puede alguien, un individuo o un grupo social (político), tomar una decisión afirmativa al respecto sin basarla en el estudio profundo de los conocimientos que hoy aporta la ciencia y el pensamiento antropológico para predecir sus consecuencias en el contexto de una determinada cultura? La familia tradicional ha pasado ya la fase experimental desde hace miles de años en la mayoría de las culturas y, muy especialmente, en la nuestra. Los resultados, buenos o malos, están claros y de ellos ha surgido la sociedad en la que vivimos. Para llevar a cabo, mediante una adopción, una nueva propuesta de familia que discrepe de las normas o reglas existentes sería necesario disponer de datos convincentes que atestigüen que sus resultados serían mejores que los ya conocidos emanados de las familias tradicionales. Tales datos no existen por lo que la supuesta equivalencia o ventaja de esta nueva situación se basa en suposiciones y buenos o nobles deseos de personas o de grupos deseosos de tal adopción. Datos objetivos sólo se obtendrían de un experimento o ensayo prospectivo, en este caso imposible puesto que no contaría con el rigor científico y los criterios de control indispensables por no disponer del consentimiento de los sujetos de estudio, los niños. (más…)

Religión

   “Nunca están cerradas
       todas las puertas    
   mientras estemos vivos.”    
   José Luis Martín Descalzo    
   La sordera de Dios    (más…)
Un nuevo hijo

   Cada vez es más grande y más espabilado. El feto practica cada día una tabla minuciosamente elaborada de movimientos físicos para probar su cuerpecito y ponerlo a punto. Ya distingue la luz de la oscuridad, saborea el medio en el que vive, empiezan a abrirse los dos agujeros de la nariz y comienza la actividad cerebral. ¿Alguna cosa más? Por supuesto. Ya está tan formado que, si naciera ahora, tendría grandes probabilidades de sobrevivir. Pero mejor esperar unas cuantas semanas más. (más…)
Educación sexual

   En este ensayo sobre la modestia y el pudor, Wendy Shalit realiza un diagnóstico de su situación actual, indaga en su significado más profundo y, por último, traza un interesante mapa para su recuperación. Esta joven autora –judía, licenciada en filosofía–, que cuando publicó el libro en 1999 tenía 23 años, piensa que como consecuencia de una indiscriminada educación sexual y de un ambiente desinhibido se ha ridiculizado el deseo de enamorarse, casarse y tener hijos. Pero se trata de una farsa porque la experiencia demuestra que muchas mujeres, tras múltiples relaciones inestables, buscan compromiso sobre todo. (más…)
Ideas claras

   Un nuevo feminismo y una nueva cultura del trabajo

   Esto me trae a mi segunda y tercera sugerencia, que se refieren a la importancia de las enseñanzas católicas para el proyecto de un “nuevo feminismo.” Mis observaciones de aquí en adelante se basan en la creencia que los escritos de Juan Pablo II sobre el trabajo, las mujeres, y el laicado deben ser leídos conjuntamente. ¿Qué une a estos escritos y los liga con ese desafiante párrafo 99 de Evangelium Vitae? Es, ustedes ya lo adivinaron, la llamada para nada menos que una transformación cultural. (más…)

Es muy importante formar la personalidad

   Un problema que se ha vuelto a instalar en el centro de las preocupaciones del hombre de este tiempo es el que se vincula con el estado actual de la relación entre la cultura social predominante y el mundo de los valores. (más…)