Educación sexual

   En camino a la prohibición de los derechos de los heterosexuales [2012-11-03]

   No es casualidad que tengamos la sensación de que los heterosexuales están siendo cada vez mas arrinconados por el avasallador poder gay, que les está haciendo perder derechos, ponerse a la defensiva constantemente y cuidarse permanentemente de no decir una palabra o hacer un acto que pueda ser considerado homofóbico, aunque en le realidad no lo sea. No es casualidad ni una sensación, está sucediendo y es una tendencia que se fortalece.

   El empuje homosexual del “matrimonio igualitario”, también conocido como el matrimonio sin género, sólo puede conducir a la prohibición de los derechos de heterosexuales. Con un presidente en el poder que apoya causas gays y fácilmente hace mal uso de órdenes ejecutivas, y envalentonado por sus numerosas victorias sobre los derechos de los homosexuales en el ámbito legislativo y judicial, los homosexuales han ido más allá de la igualdad de derechos al nivel de ser “más igual que tú”, como se muestra en la obra de George Orwell “Rebelión en la Granja”. Como resultado, las organizaciones de homosexuales están trabajando para prohibir la práctica que temen más: el comportamiento heterosexual.

   Somos testigos de la prohibición de la terapia heterosexual presionada con éxito por los grupos homosexuales en California. A pesar de que no existe evidencia científica de un “gen gay”, los padres en California tienen prohibido llevar a sus hijos a ver a un terapeuta para resolver atracciones al mismo sexo no deseadas por sus hijos.

   Así que los padres que descubren que su hijo ha sido abusado sexualmente y ahora está confundido sexualmente, su única opción es hacer una cita con un terapeuta de afirmación gay porque a diferencia de la terapia de afirmación heterosexual, la terapia de afirmación gay no ha sido declarada ilegal en California, a pesar de que este tipo de tratamiento no se ha demostrado beneficioso por la APA.

   Sin embargo, un padre puede llevar a su hijo a un terapeuta para aprobar las hormonas que bloquean su género a fin de que el género natural del niño se atrofie antes de llegar a la pubertad. En resumen, los padres pueden tratar de cambiar el sexo de un niño, pero no pueden cambiar la orientación sexual de su hijo a menos que sea para una identidad homosexual.

   Esta prohibición heterosexual no ocurrió por accidente, porque ¿como sucedió?. Seguramente no por los padres, que quieren todas las opciones terapéuticas y médicas disponibles para su hijo. Así que ¿por qué una legislatura estatal de California ignora los deseos de los padres y pone la terapia heterosexual para los niños fuera de la ley? De hecho, la legislación original prohibió la terapia heterosexual para todos, incluyendo a los adultos.

   Tampoco se puede atribuir la prohibición al loco Estado de California, porque Nueva Jersey es el siguiente en la lista que pondrá fuera de la ley la terapia heterosexual para los niños, gracias a un asambleísta del estado de Nueva Jersey que ha introducido la legislación.

   Como grupo políticamente poderoso y rico del Partido Demócrata, los activistas gay saben que sus batallas exitosas por el matrimonio gay (nunca ganaron en las urnas) dependen del lobby por la legislación homosexual, independientemente de su efecto sobre la sociedad en general. Así las organizaciones de activistas gay exigen que las legislaturas estatales prohíban la terapia heterosexual, mientras que sus consecuencias anti-heterosexuales son ignoradas y los derechos de los padres sobre sus hijos están fuera de la ley.

   Como un ex homosexual, entiendo el miedo de los gays y el miedo absoluto de la heterosexualidad. Va más allá de tratar de normalizar la sodomía llamándola “matrimonio.” Se trata de etiquetar a los demás como “gay” tan pronto como sea posible, al punto que somos testigos de la presión activista gay en las escuelas públicas, y luego de asegurarse de que no abandonen el grupo.

   Como un homosexual, me recibieron con los brazos abiertos, sobre todo cuando me uní a la causa activista gay. Pero cuando decidí salir de la homosexualidad después de ver cientos de mis amigos y conocidos muriendo de SIDA, fui demonizado y vilipendiado como un traidor ex-gay , que continúa hasta nuestros días. Ahora veo que el odio contra la comunidad ex-gay está dirigida contra los afro-americanos que se niegan a equiparar la sodomía con su color de piel y en contra de los heterosexuales que no quieren reconocer el comportamiento homosexual como un derecho civil.

   Entonces, ¿qué significa eso para los heterosexuales? Basta con mirar lo que está sucediendo. Además de prohibir terapia heterosexual, homosexuales individuales están presentando demandas contra heterosexuales mediante el uso de las leyes de derechos de los homosexuales para forzar el reconocimiento obligatorio y la aprobación del comportamiento homosexual. Las empresas y personas que no lo aprueban son despedidas de sus puestos de trabajo, amenazadas o castigadas públicamente – como lo demuestra el intento de boicot en todo el país a Chick-fil-A por parte de organizaciones homosexuales.

   La guerra cultural no se está desacelerando, está comenzando a ganar vapor, las organizaciones gay recurren a la legislación anti-heterosexual, a la aprobación pública obligatoria de la sodomía, a la financiación federal de organizaciones de jóvenes activistas gays y de iniciativas de homosexuales, al requerimiento del gobierno de entrenamiento contra la “homofobia”, el “heterosexismo” y la “transfobia”, etc, etc.
   Esto es más que una guerra cultural, sino que es una guerra por nuestra propia libertad, una guerra por el carácter y el futuro de nuestra nación.

   El homofascismo vendrá pronto, si no está ya aquí, es la mayor amenaza para nuestras libertades individuales en este país. El llamado matrimonio de igualdad es sólo el comienzo.

   Fuentes: Greg Quinlan (*) para Life Site News, Signos de estos Tiempos
   (*) Greg Quinlan es Presidente de Padres y Amigos de Ex-Gays y Gays (PFOX) y Director Ejecutivo de Igualdad y Justicia para todos.
————–
Otros temas relacionados:
Don Quijote en Hispania
No hay nada peor que tener dos padres gays
Otros artículos sobre la HOMOSEXUALIDAD

Enviar a un amigo

Anuncios