Salud

   Xabier Bonguibault. Homosexual declarado, ha fundado una asociación para oponerse a la ley del Gobierno francés en favor de los matrimonios de personas del mismo sexo

   Tras su flequillo claro de retórica recién salida del cascarón se esconde una pancarta de lema inamovible. Tiene las ideas claras y las predica, de manifestación en manifestación, a través de su megáfono de militante gay. «Los niños deben ser criados por un padre y una madre, los estudios han demostrado que los que son educados por dos personas del mismo sexo sufren problemas psicológicos.

   Un menor no puede ser el objeto de nuestros delirios personales», asegura Xavier Bongibault. Hace meses que este joven aparcó sus 21 años de proyectos para dedicarse a una sola causa: protestar contra la ley del Gobierno francés a favor del matrimonio homosexual.

   Para los gays este francés es una especie de judas, el hombre que ama a los hombres pero no tolera sus uniones. «Se puede ser gay y estar en contra de estos enlaces», ha asegurado a Le Figaro el presidente y fundador de la asociación Plus Gay Sans Mariage (Gays sin Matrimonio).

   El parisino se ha convertido también en el cabecilla del movimiento “Manif pour tous” (Manifestaciones para todos), que en las últimas semanas se bate en las calles galas contra el proyecto legislativo. Dice que lo hace para proteger el futuro de los niños que, si la ley se aprueba, se criarán en un futuro en hogares de un solo género. «El matrimonio no es un contrato de amor. Está para regular la filiación y garantizar la seguridad de los menores.

   Por eso rechazamos la desnaturalización y la desestructuración de la sociedad que esta ley engendrará», ha asegurado a Directmatin.

   Hoy en la tribuna mediática de primera fila, Bongibault está bien entrenado en las artes de la comunicación, pues tras concluir sus estudios de Derecho, creó su propia agencia de comunicación y de asesoría a personalidades políticas.

   Aunque en su tozuda trayectoria también caben las grietas y el pasado día 14, durante una manifestación en París, desató la polémica al comparar a François Hollande con Adolf Hitler. «Decir que los homosexuales están a favor del proyecto sólo por su condición es una lógica homófoba […] Es como decir que los gays no tienen más instinto que el homosexual. Esta es la lógica que defendió un hombre que Alemania ha conocido bien a partir de 1933 y es la misma línea que apoya Hollande hoy», señaló el militante. Consciente del patinazo, Bongibault pidió perdón por la analogía, que criticaron hasta sus propios compañeros de pancarta.

   Esta tarde, el presidente Hollande escuchará sus peticiones, pues recibirá a los portavoces de Manif pour tous. El activista, que reclama un referéndum para que los franceses se pronuncien sobre el controvertido tema, desafía: «Hollande debe abandonar la ley. No bajaremos los brazos».

   Original de www.elmundo.es 4-II-2013
—————
Otros temas relacionados:
Declaración de Manhatan (II) sobre el matrimonio
El matrimonio marca la diferencia
Otros artículos sobre la HOMOSEXUALIDAD

Enviar a un amigo

Anuncios