Cielo

   Murió y fue nueve minutos al cielo donde Dios se le reveló
    Volvió con la misión de contar lo que vio y sintió.

    Crystal había sido violada de niña y llevado después una vida desordenada, hasta que ingresó en un hospital por una operación de rutina y murió. Estuvo 9 minutos en el cielo donde Dios le reveló su vida y Su amor. Y volvió a la Tierra cambiada y con la misión de contar lo que le había sucedido.

   Crystal McVea dice que no tuvo un sueño. Ella había muerto y dice que se despertó en el cielo. Crystal recuerda que:

   “Al instante caí de rodillas frente a Él. Yo sabía que estaba en la presencia de Dios”. “Y era este Dios que había seguido toda mi vida.”

    LA VIDA DE CRYSTAL

   Su viaje lejos de él comenzó cuando ella fue abusada sexualmente a los 3 años de edad.

   “Crecí creyendo que yo era asquerosa y manchada”, dice Crystal.

   Crystal fue a la iglesia con su madre. Cuando tenía ocho años, aceptó a Cristo y fue bautizada. Esperaba ser purificada de la culpa y la vergüenza de ser vejada. Pero el abuso continuó hasta que ella tuvo 12 años.

   “Decidí que había dos opciones” dice Crystal.

   “O había un Dios, y él no me amaba por cualquier razón, porque él había dejado que sucedieran las cosas que habían sucedido en mi vida. No me había salvado. O no había Dios“.

   En su adolescencia, Crystal comenzó a usar drogas y alcohol y era promiscua. Para cuando tenía 21 años, Crystal era una madre divorciada con dos hijos. Finalmente a los 28, se estableció y se casó con Virgil y tuvieron gemelos. Diez meses después, en diciembre de 2009, los médicos realizaron un procedimiento de rutina que desencadenó en pancreatitis.

    ES INTERNADA EN EL HOSPITAL Y MUERE

   Ella tuvo complicaciones y terminó con una fiebre muy alta. Su madre, Bonnie llegó al hospital. Bonnie dice:

   “Ella no se veía bien. Se veía hinchada. Le habían puesto una bomba y era doloroso”.

   Crystal recuerda,

   “me sentí muy tranquila y muy en paz. Y recuerdo abrir los ojos y ver a mi madre sentada en la silla a los pies de mi cama. Y yo le dije que la amaba”.

   Bonnie recuerda:

   “Ella sentía frío. Y cuando levanté la vista, sus labios estaban azules. Y ella no estaba respirando. La di la vuelta y su rostro estaba negro y empecé a gritar: ‘Está muerta, está muerta’. La enfermera me dijo: ‘Tienes que irte’, y yo le dije: ‘Yo no voy a ninguna parte’”.

   Bonnie dice:

   “Yo sé por qué no me querían allí. Es violento. Y así sus 9 minutos en el cielo fueron mis 9 minutos en el infierno”.

   Durante los siguientes 9 minutos los médicos y las enfermeras trataron de resucitar a Crystal. En ese momento, el esposo de Crystal, Virgil, llegó. Virgil recuerda:

   “Todo me pasó por la mente. Yo no sabía si estaba viva. Yo no sabía si estaba muerta”.

   El equipo trabajó para reanimarla, Crystal dice que estuvo en el cielo.

    LLEGA EN PRESENCIA DE DIOS

   Crystal recuerda:

   “La primera cosa que recuerdo haber tenido conocimiento era que yo seguía siendo yo. Y yo seguía siendo la que acababa de decir a mi madre que la quería y murió. Y yo estaba muy consciente del hecho de que acababa de morir. Pero también de que mi yo había existido desde el momento en que Dios me había creado. La luz vino a mí como si yo estuviera en el medio del túnel. Sin embargo, se prolongó durante toda la eternidad. Recuerdo que estaba tan en paz y bañada en esa luz y ese amor”.

   Ella sabía que estaba en la presencia de Dios.

   “Yo no vi una cara”, dice Crystal. ”Yo no vi ninguna otra
característica distinta que esta hermosa luz. Y palabras como “increíble”, “perfecto” y “hermoso”, quedan drásticamente cortas. Yo no podía tener suficiente de Él. Yo no podía respirar lo suficiente de Él. No podía acercarme lo suficiente a la luz, y la luz estaba toda sobre mi cuerpo”

   Luego Crystal dice que trató de hacer a Dios una pregunta. Crystal dice:

   “Yo quería saber por qué él no me amaba. O por qué permite que las cosas malas sucedan. Y sin embargo, mientras estaba de pie frente a Él, lo enfrenté y caí de rodillas y levanté mis manos, gritando la pregunta: ‘¿Por qué no puedo hacer más por ti?’. Porque en un instante, Él me reveló Su verdadero yo, que es el amor. Yo realmente nunca había adorado a Dios jamás en toda mi vida. Pero me quedé frente a Él y lo adoré. Y mientras estaba allí en adoración sobrecogida por este Creador, yo recuerdo haber dicho, ‘yo podría adorarte por toda la eternidad’”.

    DIOS SE LE REVELÓ

   Crystal viajó con Dios por un túnel hacia las puertas del cielo. Se dio cuenta de que una niña pequeña iba delante de ella. Crystal recuerda:

   “Llevaba un gorro en la cabeza y tenía una pequeña cesta blanca en la mano. La vi recoger su canasta y sumergirla en la luz. Ella recogía y luego la volcaba a la luz, como si fuera agua. Y la luz se convertía en cascada fuera de su canasta y tiraba su cabeza hacia atrás. Y ella reía. Y cada vez que ella reía, cada vez que se movía, mi espíritu comenzaba a hincharse, como si fuera un globo con amor”.

   Dios le reveló a Crystal que se estaba viendo a sí misma a los tres años de edad. Crystal dice:

   “Ella era yo en el momento en que el enemigo entró en mi vida y me susurró que yo no valía nada, que estaba ultrajada, que era asquerosa, y que tenía todo lo que me merecía. Ella tenía 3 años de edad, había oído que Dios no la amaba, que la había abandonado; que la había abandonado a ella, o que Dios no existía. Y Él me permitió saber que Él me había dejado mirar a través de sus ojos y ver la verdad. Y la verdad me liberó“.

   Todas las dudas de Crystal sobre la existencia de Dios y de su amor por ella se desvanecieron.

   “Recuerdo lo que se siente al estar en cadenas”, dice Crystal. ”Y recuerdo el momento en que Él me tomó. Yo era libre. Y Él no dijo, ‘Crystal, Te amo’, Él me permitió experimentar su amor y su amor casi me hizo explotar”.

    Y CRYSTAL VOLVIÓ A LA TIERRA

   Luego Crystal dice que escuchó a su madre llamándola por su nombre. Crystal recuerda:

   “Y yo dije: ‘¿Puedo ir a decirle a ella que estoy bien? Y Él dijo: ‘La elección es tuya’. Y me alejé de esta luz para ir a donde la voz de mi madre venía. Y cuando volví, él dijo: ‘Diles lo que puedas recordar’. Y me acuerdo de volver a decirle, ‘voy a recordar todo, y voy a estar de vuelta’. Y miré hacia abajo a través del suelo de este túnel del cielo, y era como si estuviera mirando un millón de diamantes brillantes. Y en el instante en que me di cuenta de esas sustancias similares al diamante, yo estaba de vuelta en mi cuerpo”.

   Crystal se despertó en el hospital rodeada por el equipo médico. Crystal dice:

   “Y me volví a mi madre que estaba llorando y le dije que yo estuve en el cielo y que estuve con Dios, y que estuve en la más hermosa luz. Y que estaba bien”.

   Crystal abandonó el hospital 8 días más tarde. Ella salió de allí como una persona diferente.

   “Mi vida ha cambiado por completo”, dice Crystal. “La persona que murió en ese cuarto de hospital no era la misma persona que regresó de muchas maneras diferentes. Pero la diferencia es que yo sé que hay un Dios que nos ama. Sé que hay un Padre que realmente nos escucha, que realmente nos está conteniendo“.

   Crystal ha escrito sobre su viaje un best seller, llamado “Despertar en el Cielo”.

   Crystal dice:

   “La gente a menudo me pregunta, ¿Cuál es su mensaje? ¿Qué mensaje Él envía de vuelta con usted? Y es muy simple. Que simplemente no importa quiénes somos, lo que hemos hecho, lo que se nos han hecho, sino que su amor es tan grande y tan inmenso que abarca todo. Y que tenemos ese amor, no por nada de lo que hemos hecho para merecerlo, sino porque Él nos encuentra dignos, porque Él nos da la opción de elegirlo a Él”.

   Crystal McVea. Fuentes: The 700 Club, Signos de estos Tiempos. Original de www.forosdelavirgen.org
—————-
Otros temas relacionados:
La leyenda del monge Virila (Cielo)
La escalera de Jacob (Cielo)
Otros artículos sobre RELATOS

Enviar a un amigo

Anuncios