10.gif

   Se viene la profundización del ataque a la Iglesia.

   La unificación de toda la reingeniería en un solo tronco.

   Como católicos, deberíamos creer que:

   -los conflictos que suceden en la Tierra son fruto de poderes sobrenaturales actuantes (por aquello de Efesios 6:12 “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados…”),

   -y que todos los conflictos de importancia obedecen al mismo factor, están encadenados y planificados.

   Sin embargo nos cuesta comprender que la promoción de la hipersexualización llevada adelante por los medios de comunicación, la ideología de género que entra en la clase de nuestros hijos, la presión para distribuir recetas a nuestras chicas de la píldora del día después o el aborto, o los planteos de cardenales y obispos para dar la bienvenida a la homosexualidad dentro de la Iglesia, son hechos relacionados.

   Pero cada vez hay más luz de que todas estas cosas están obedeciendo a poderes centrales en el mundo, que fueron planeadas mucho antes y que se están imponiendo a través de grandes sumas de dinero.

   Si es así, sabemos los poderes sobrenaturales que están atrás. Y si siendo cristianos no los reconocemos, es porque nos ha tocado a nosotros también la “varita” de la apostasía.

   Veremos a continuación que hay una planificación central. Esto no es una “teoría de la conspiración”, esto esta pasando ahora.

   CONCLUYÓ LA AGENDA DE LAS NACIONES UNIDAS DE EL CAIRO

   En 2014 concluyó el plan de veinte años del programa establecido en El Cairo en 1994, sobre los “derechos de salud sexual y reproductiva”.

   Entre estos derechos hay algunos buenos, como el acceso a la medicina contra el SIDA o la promoción de la lactancia materna, pero hay otros profundamente transgresores de la moral mundial hasta ese momento, como la anticoncepción, la esterilización, el aborto y la inclusión de los “nuevos derechos” LGBT.

   De acuerdo con la ONU los objetivos de El Cairo no se han cumplido en su totalidad, por lo tanto la Asamblea General aprobó el programa Más allá de El Cairo 2014 , y los ha vinculado con los Objetivos del Milenio que terminan en el 2015.

   A partir de ahora habrá un plan común, donde todo en la ONU viajará en el mismo sentido, en un nuevo plan de 15 años hasta el 2030.

   RELANZAMIENTO REFORZADO DE LOS OBJETIVOS
SINIESTROS EN UN PLAN DE 15 AÑOS

   La conexión entre los objetivos de El Cairo y los Objetivos de Desarrollo del Milenio es una obra maestra estratégica de los defensores de los “derechos a la salud sexual y reproductiva”.

   Para una chica de un país pobre el tener libre acceso a la píldora del día después o al aborto será considerado un derecho como asistir a la escuela o el acceso al agua potable.

   Los llamados derechos sexuales y reproductivos serán equiparados a los derechos humanos relacionados con el desarrollo.

   Entonces, los Estados se verán obligados a aprobar cada vez más leyes de defensa de los “derechos humanos” y a establecer sistemas más eficaces para la penalización de sus violaciones.

   UN SINIESTRO PLAN QUE VIENE DE “ARRIBA”

   Marguerite Peeters, en dos artículos publicados en el “Boletín de la Doctrina Social de la Iglesia” el Observatorio Cardenal Van Thuan, ha explicado cómo la ONU quiere proceder en los quince años hasta el 2030 en el campo de los “nuevos derechos”.

   El primer punto es que va a insistir aún más profundamente sobre la anticoncepción, pero con especial énfasis en la difusión de la píldora del día después que, según los expertos de la ONU, hasta ahora no ha sido promovido adecuadamente.

   En segundo lugar, las Naciones Unidas y sus agencias, van a trabajar para incluir los nuevos derechos a la salud sexual y reproductiva en los derechos humanos universales como tales, de modo que los Estados que no los respeten pueden ser denunciados y condenados y la objeción de conciencia prevenirse o incluso prohibirse.

   En tercer lugar, se decidió promover un cambio cultural y religioso “desde el interior”, es decir, a partir de la participación como socios con las asociaciones culturales y las familias religiosas.

   La estrategia es muy simple e inteligente: en la medida que junto a la anticoncepción y al aborto, el programa también presenta objetivos moralmente aceptables, los presentará como un paquete único y podrá participar en las ONG religiosas y en el voluntariado misionero, tratando de cambiar desde dentro la visión de las organizaciones refractarias a los nuevos derechos.

   En cuarto lugar, está prevista una entrada masiva en las escuelas, comenzando con la infancia.

   Como vemos, estas indicaciones que Marguerite Peeters ha extrapolados de los documentos oficiales de las Naciones Unidas y sus agencias, muestran que lo que estamos viendo que sucede en nuestra vida diaria responde a planes que se deciden y se financian desde poderes que está arriba en la organización mundial.

   ¿Y CUÁL ES ESE PODER?

   Desde el punto de vista humano, es una casta de personas que no son elegidos democráticamente por ningún votación, ni en su mayoría son designados por los gobiernos, sino que básicamente son el resultado de acciones la burocracia de la ONU, que subcontratan a expertos externos.

   Es una casta que decide la ética de todo el mundo y elabora proyectos financiados por poderosas fundaciones privadas, corporaciones globales, grupos farmacéuticos internacionales.

   La misma Marguerite Peeters, en su libro recientemente publicado en italiano “El género. Una cuestión política y cultural” (San Pablo), explica muy bien que alrededor de las cumbres como la de El Cairo giran muchos actores no gubernamentales

   “una potente red de socios ideológicamente alineados que expanden exponencial y capilarmente el campo de influencia y de aplicación de sus reglas. Escuelas, movimientos de mujeres, organizaciones juveniles, ONG de desarrollo, organizaciones caritativas, organizaciones locales, medios de comunicación, instituciones de salud, el mundo de la moda y el entretenimiento, círculos culturales, empresas, comunidades religiosas, etc… son inexorablemente expuestos”.

   UN CONSENSO FICTICIO

   Con esto, el cuadro está completo.

   Ahora nos enfrentamos a un gobierno mundial no electo, que tiene sus propios planes, financiado por asociaciones con privados, con una planificación central que luego se difunde y ramifica.

   Su mantra es el “consenso”, pero es un consentimiento extorsionado por el adoctrinamiento, por la presión sobre los Estados, por el chantaje a los gobiernos de los países pobres, y una inundación de dinero.

   ¿QUE ES LO QUE VEREMOS EN LOS PRÓXIMOS AÑOS?

   Prestemos atención a estas cosas que probablemente veremos en estos próximos años.

   En primer lugar un alineamiento cada vez mayor de las políticas nacionales con las centrales de la ONU, en la medida que todos los planes de la ONU se entroncarán en un plan único de aquí al 2030.

   En segundo lugar, programas cada vez más profundos para educación escolar sobre la ideología de género y la homosexualidad, el aborto y la anticoncepción.

   En tercer lugar, cada vez más presión para programas que bajen la cantidad de población, entre ellos los que ya hablamos de promoción de la homosexualidad, el aborto y la anticoncepción, además de dudosos programas de vacunación para el tercer mundo y la promoción de la eutanasia.

   En cuarto lugar, las religiones serán el escenario privilegiado donde se establecerá la lucha para la imposición de estos nuevos valores porque son los oponentes más duros a esta política, y ya lo estamos viendo en el Sínodo de la Familia en la Iglesia Católica y en las innumerables propuestas de aperturismo de parte de Obispos, movimientos de sacerdotes, de laicos, etc.
En quinto lugar, los medios de comunicación del sistema apuntarán aún más que hoy sus baterías para desinformar a los católicos, promover a las figuras “reformistas” dentro de la Iglesia y castigar a los ortodoxos, y realzar las actividades de grupos de laicos modernistas.
En sexto lugar, correrán ríos de dinero para financiar las iniciativas de “Caballo de Troya” dentro de las organizaciones relacionadas con las religiones, especialmente de la Iglesia Católica que es el adversario occidental más fuerte, y así veremos cada vez más poder de los medios de comunicación cristianos permeables a estos cambios, el crecimiento de los grupos de laicos y religiosos/sacerdotes que propugnen cambios pastorales/doctrinales, y la promoción de acciones de voluntariado de grupos cristianos que se amolden a las nuevas metas de la ONU.

   UN EJEMPLO DE LA BATALLA DENTRO DEL CATOLICISMO

   La Nuova Bussola Quotidiana informó por estos días que el Sínodo Diocesano de Bolzano-Bressanone (Tirol del Sur) está pidiendo abrumadoramente a la Iglesia cambiar la doctrina o la pastoral para abolir el celibato sacerdotal, incluir el sacerdocio femenino y la introducción de la comunión para los divorciados vueltos a casar. Aquí se puede leer.

   Y no es de sorprender, por lo que predijimos arriba de lo que podría suceder, que el Obispo considere justo abogar por estas causas en Roma, porque son una demanda de la “base”, como si la enseñanza de la Iglesia debiera consistir en expresar lo que la “base” quiere y no lo que el Señor nos ha mandado.

   El caso de Bolzano-Bressanone no es un caso aislado y es sólo un ejemplo. No es más que la posición que varios cardenales, obispos y laicos han mantenido en el reciente Sínodo sobre la Familia, que dado que la mayoría de la gente no sigue la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la moral sexual, e incluso no la entiende, entonces la Iglesia debe adaptarse si quiere evitar pérdida de los fieles.

   LA PROFECÍA DE BENEDICTO XVI

   El joven teólogo Joseph Ratzinger (luego Benedicto XVI) advirtió en el año 1969, a poco de terminado el Concilio Vaticano II, que la iglesia se achicaría, perdería poder y fe, y que iba a tener que empezar de nuevo.

   De este penoso camino de reconversión, que decía en aquella época recién comenzaba, emergerá una iglesia más espiritualizada y simplificada.

   Los signos de que esto está sucediendo son claros.

   En occidente la Iglesia se está achicando y perdiendo su fe, con laicos, sacerdotes y religiosos, obispos y cardenales apostatando y tratando de adaptar la doctrina a lo que la gente quiere.

   Pero hay señales de esa nueva Iglesia de la que habla Ratzinger, por un lado que las vocaciones a la vida religiosa consagrada femenina se están canalizando mayormente hacia grupos doctrinalmente ortodoxos mientras que los “modernistas” son los que pierden más adeptos.

   Y por otro lado tenemos el fenómeno de África, donde la Iglesia crece más rápidamente que en cualquier otro lado y los obispos mantienen una fuerte oposición a las modernizaciones doctrinales.

   Fuentes:
http://www.lanuovabq.it/it/articoli-la-guerra-contro-famiglia-e-vita-comincia-allonu-11748.htm
http://www.vanthuanobservatory.org/notizie-dsc/notizia-dsc.php?lang=es&id=1818
http://www.laici.va/content/dam/laici/documenti/donna/filosofia/espanol/nueva-e_tica-mundial-retos-para-la-iglesia.pdf
http://www.almudi.org/Noticias/ID/1099/La-teoria-de-genero-una-norma-politica-mundial
http://www.lanuovabq.it/it/articoli-la-chiesa-di-bolzano-rompe-gli-argini-11774.htm
http://www.lanuovabq.it/it/articoli-bolzanolaboratorio-della-nuova-chiesa-11769.htm
http://forosdelavirgen.org/58718/la-profecia-de-joseph-ratzinger-sobre-la-iglesia-2014-02-10/
http://es.wikipedia.org/wiki/Objetivos_de_Desarrollo_del_Milenio
http://www.unfpa.org.co/?page_id=777
———————
Otros temas relacionados:
Fundamentalismos
Violencias perpretadas en nombre de la fe
Otros artículos sobre la RELIGIÓN
Temas de Religión

Enviar a un amigo

Anuncios