10.gif

   Etapas por las que pasa el hostigamiento a los cristianos en occidente.

   ¿En qué etapa está su país?

   Uno puede pasar silbando por la puerta del cementerio, pero eso no va a quitar que siga siendo el cementerio. Lo mismo que podemos cerrar los ojos a la persecución a los cristianos, que está creciendo en occidente, pero está seguirá su curso.

   Y no estamos hablando de la persecución en el mundo musulmán, que ya es un clásico, sino en occidente, donde viven nuestros lectores. Para ellos presentamos las cinco etapas en que se desarrolla el hostigamiento a los cristianos.

    EL CRECIMIENTO DE LA HOSTILIDAD HACIA EL CRISTIANISMO

   La hostilidad contra la religión en Occidente, especialmente contra el cristianismo, va en crecimiento. En algunos países el hostigamiento ha pasado a estadios más profundos que en otros, pero es interesante observar que la casi totalidad de occidente se mueve en la misma dirección, y por ello, si no hay algún cambio global sustancial, se puede prever las formas en que se profundizará el anticristianismo en cada país.

   Los grupos más agresivos incluyen a la izquierda radical, grupos antireligión, grupos feministas radicales y grupos de activistas LGTB. Algunos de estos reciben financiamiento de gobiernos. Sus métodos incluyen insultos cantados y pancartas ofensivas. No son inusuales las provocaciones a la violencia, ruidos ensordecedores para impedir que se escuchen los oradores, el bloqueo de calles o de la entrada a los lugares de los eventos, daños materiales e incluso ataques físicos.

   Esto va acompañado con leyes que restringen la manifestaciones cristianas y privilegian las de los grupos perseguidores.

   Es llamativo que un segmento respetado de la vida occidental como el cristianismo, se convierta en vilipendiado y odiado en tan poco tiempo. La transformación usual desde el respeto a la denigración va en etapas que crecen en intensidad.

   Nos puede ayudar si revisamos estas etapas de la persecución, porque parecería que las cosas se van a poner más difíciles para la Iglesia en los años venideros.

   En general, se distinguen cinco etapas básicas de la persecución.

    ESTEREOTIPANDO AL CRISTIANISMO

   Estereotipar significa repetir sin variación, tomar una cualidad u observación de un número limitado, y generalizarla a todo el grupo. Se trata de una concepción simplificada y estandarizada de un grupo basada en la observación de una muestra limitada.

   Así en la década de 1960 y 70 los católicos y los cristianos creyentes en la Biblia fueron caricaturizados a menudo en los medios de comunicación como insistentes en la Biblia, simplones, mirando hacia atrás, mentalmente torpes, aborrecedores de la ciencia, hipócritas santurrones, pasados de modas y así sucesivamente.

   Los católicos, en particular, también fueron acusados de tener culpas neuróticas, odio o aversión de la sexualidad, de estar en una institución sexista, de estar atrapados en el pasado, con demasiadas reglas, ser autoritarios, de tener un clero reprimido sexualmente, homosexual o pedófilo.

   Básicamente, según el estereotipo, cristianos católicos y creyentes en la Biblia son tristes, enojados, muy aburridos, retrógrados y reprimidos. Para muchos de los que aceptan los estereotipos son un grupo de risa, incluso trágico, atrapado en un pasado supersticioso, incapaz de quitarse los grilletes de la fe.

   Desde luego, no todo el mundo participa en estos estereotipos en el mismo grado, pero aquí están los estribillos básicos. Y el clima general este tipo de estereotipos establece las bases para la siguiente etapa.

    VILIPENDIO AL CRISTIANISMO ALEGANDO PRESUNTOS DELITOS O FALTAS

   A medida que el estereotipo crece en intensidad, los católicos y los cristianos, que no siguen la línea de la revolución cultural fueron descritos como de mente cerrada, lesivos a la dignidad humana y la libertad, intolerantes, con odio, prejuiciados, abusadores, homófobos, reaccionarios y simplemente gente básicamente mala.

   La historia de la Iglesia también se describe miope y con una conducta de mal comportamiento y represivo en la medida que llevaron a cabo las cruzadas, inquisiciones, y condenaron a Galileo y a toda la ciencia. No importa que haya bastante más en la historia, o que la Iglesia haya fundado universidades y hospitales, fuera mecenas de las artes, y predicara un Evangelio que trajo orden a la civilización en un tiempo dividida y bárbara en las postrimerías del Imperio Romano. Los estereotipos oyen poco de eso, o, si lo hacen, no se le dará el crédito a nada ni a nadie.

   El estereotipador que lo lea seguramente dirá esto es exactamente lo que es la Iglesia y son los cristianos. Y no sólo se sienten justificados al decir esto, sino incluso creen que es justo decirlo, y este arraigado vilipendio se ha convertido en la cultura en general.

   Al igual que con cualquier grupo grande, en los cristianos y los católicos se manifestarán algunos rasgos negativos, pero la estereotipación indiscriminada presume que los rasgos negativos de unos pocos son el ser común a todos.

   Todo esto tiene el efecto de crear una indignación farisaica hacia los creyentes y hacer de las actitudes anti-católicas y anti-cristianas un fanatismo permitido para muchos hoy en día.

    MARGINACIÓN DEL PAPEL DEL CRISTIANISMO EN LA SOCIEDAD

   Una vez establecida la premisa (falsa) de que la Iglesia y la fe son muy malas, e incluso perjudiciales para la dignidad humana y la libertad, la siguiente etapa pretende relegar el papel de la Iglesia a los márgenes.

   Para muchos en la cultura secularizada, la religión debe irse. Ellos tal vez quieran que practiquen su fe, sus himnos, etc. en las cuatro paredes de las iglesias, pero la fe debe ser desterrada de la plaza pública.

   En esta etapa se vuelve cada vez más inaceptable e intolerable que alguien mencione a Dios, ore en público o de cualquier otra forma ponga su fe cristiana para influir en asuntos de política pública. Los pesebres (belenes) deben desaparecer, junto con los árboles de Navidad, incluso los colores verde y rojo en “tiempo de vacaciones” son desterrados de muchas escuelas públicas occidentales.

   Ni se le ocurra mencionar a Jesús o de darle las gracias públicamente en su discurso de despedida, porque podría muy bien tener un juez del Tribunal de Corte amonestándolo bajo pena de ley en muchos países. Usted puede agradecer a la Madonna, siempre y cuando se refiera a la cantante.

   Los clubs LGBT son bienvenidos a establecerse y repartir condones de colores del arco iris en la escuela secundarias, pero los cristianos mejor salgan de ahí, ni Biblias ni panfletos pueden ver la luz del día en cualquier parte del edificio de la escuela… por la separación de Iglesia y Estado, Ud. sabe.

    CRIMINALIZANDO AL CRISTIANISMO

   Los cristianos tienen que acudir a los tribunales para luchar por sus derechos a practicar abiertamente su fe. Se incrementa el litigio contra la Iglesia y los demás cristianos por atreverse a vivir su fe.

   Algunas jurisdicciones han tratado de obligar a los hospitales católicos y clínicas pro-vida a proporcionar información o referencias para el aborto, a proporcionar “anticoncepción de emergencia” (es decir, la conocida píldora abortiva del día después).

   Varias ramas de Caridades Católicas han sido des-certificadas para hacer el trabajo de adopción porque no adoptan niños a las parejas homosexuales. Por ejemplo el Estado de Connecticut regula la estructura, organización y funcionamiento de las parroquias católicas desde 2009. Y una serie de los mejores estudiantes cristianos han sufrido cargos legales cuando se descubrió que se atrevían a hablar de Dios y de Jesús en su conversación.

   Muchos de estos intentos de criminalizar la fe han sido rechazados con éxito en los tribunales, pero la frecuencia de demandas, y el tiempo y el costo involucrado en la lucha es una carga enorme. Está claro que los intentos de criminalizar la conducta cristiana es un sector en crecimiento en esta cultura y señala el inicio y la erosión constante de la libertad religiosa.

   De hecho, muchos se sienten muy justos, muy políticamente correctos en su trabajo de separar legalmente la práctica de la fe de la plaza pública.

    LA PERSECUCIÓN A LOS CRISTIANOS COMO META ABSOLUTA

   Si las tendencias actuales continúan, los cristianos, especialmente los líderes religiosos, no estarán lejos de soportar fuertes multas y cárcel.

   Ya en Canadá y partes de Europa el clero católico ha sido arrestado y acusado de “crímenes de odio” por predicar la doctrina católica sobre la actividad homosexual.

   En EE.UU. hay mayores disposiciones para la libre expresión, pero, como hemos visto, hay una erosión constante de la libertad religiosa y muchas diócesis católicas están bien familiarizadas con tener que pasar largos períodos de tiempo en los tribunales en defensa de la libertad religiosa básica. Los puntos de la trayectoria son el sufrimiento, juicios, multas, y la cárcel en última instancia.

   ¿Ud. cree que es poco probable que esto suceda en su país? ¿Qué es muy alarmista? Bueno, de las etapas uno a cuatro ya hay bastante pruebas que están sucediendo en varios países.

   Fuentes: Mons. Charles Pope, Vatican Insider, Signos de estos Tiempos. Original de www.forosdelavirgen.org
—————-
Otros temas relacionados:
La Iglesia sobrevivirá
Aportaciones del cristianismo a la humanidad
Otros artículos sobre RELIGIÓN
Temas interactivos de RELIGIÓN

Lo que nunca verás en televisión ! Cristianos perseguidos

Enviar a un amigo

————

Anuncios