10.gif

   Las bases del feminismo están en el concepto de lucha de clases y rebelión contra el poder.

   Que es trasladado al entorno familiar, a fin de que la mujer adopte el modelo masculino del éxito social (económico, intelectual, profesional, etc.).

   Liberándose radicalmente del rol de procreadora, educadora y guía de la próxima generación.

   En última instancia es la destrucción de la familia.

   Pero en un tono más sobrenatural el vidente argentino Benjamín Solari Parravicini profetizó en sus psicografías de las décadas de 1930-40 la ideología feminista y de género.

   .Lo cual implica que se trata de un plan trazado desde décadas atrás.

   Una muestra de los horrores del feminismo lo podemos leer en un artículo recientemente del Daily Telegraph.

   En el que dice que debería ser ilegal para las madres que quedarse en casa una vez que sus hijos están en edad escolar.

   Ella se basa en un informe reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) que dice que dichas madres “sería mejor que pongan sus habilidades en un trabajo remunerado”.

   El feminismo actual parece cultivar un tipo de igualdad que se vincula con la androginia impuesta por el Estado.

   Y que propugna que en última instancia, la mujer debe “rendir cuentas” al Estado moderno en lugar de a sí mismos, a su Dios, y a su familia.

   Pareciera que la única elección del feminismo liberal es permitir a las mujeres matar al niño en el vientre de la madre.

   La lógica del feminismo pro-aborto también amenaza con eliminar las realidades biológicas de la masculinidad y la feminidad como si fueran nada más que errores en una utopía de una sociedad sin sexo.

   LAS RAÍCES MARXISTAS DEL FEMINISMO

   Un breve repaso histórico ayuda a explicar cómo el feminismo pasó de ser una opinión excéntrica en manos de unas pocas mujeres de alto nivel y descontentas, a una ideología que revolucionó los puntos de vista de la sociedad sobre cómo posicionarse y vivir en las familias.

   El líder de la “corriente principal” del grupo feminista en Estados Unidos, la National Organization for Women (NOW), dijo en su declaración de 1966 de objetivos que se conformaría con nada menos que una revolución del rol sexual para hombres y mujeres que reestructuren todas las instituciones: la crianza, la educación, el matrimonio y la familia, la medicina, el trabajo, la política, la economía, la religión, la teoría psicológica, la sexualidad humana, la moralidad y la evolución de la raza.

   ¿De dónde las feministas sacaron la idea de que la vida en familia necesita una “revolución”?

   De los especialistas en la revolución, los marxistas.

   En su tratado de 1884, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, el mejor amigo de Karl Marx y co-autor, Frederich Engels, afirmó que la familia burguesa, con su división del trabajo -los hombres trabajan, las mujeres cuidan a los hijos- era uno de los mayores obstáculos para el logro de una sociedad socialista.

   .Engels sostuvo que esta barrera debe ser desmantelada alentando a las mujeres a verse a sí mismas como una clase oprimida.

   .Como trabajadoras de las fábricas explotadas, que deben participar en “la lucha de clases” marxista en contra de sus padres y maridos.

   Por supuesto, “la lucha de clases” en el lugar de trabajo ha sido condenada por numerosos papas, incluyendo León XIII y Pío XI.

   La aplicación de ese principio socialista a las relaciones íntimas de la familia es aún más destructiva.

   Las mujeres que aceptan ese principio deben dejar de ver a la
familia como una unidad de objetivos comunes.

   Y en cambio sentirse moralmente justificadas en la búsqueda de sus intereses egoístas en detrimento no sólo de sus maridos, sino también de sus hijos.

   Si los propios hijos de una mujer pueden ser sus enemigos, no es de extrañar que las feministas respalden la anticoncepción y luego el aborto como requisitos fundamentales para el progreso de la mujer en la sociedad.

   DE LA LUCHA DE CLASES A LA ANTICONCEPCIÓN

   Es cierto, que como “feministas pro-vida”, las primeras feministas como Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton aceptaron la creencia, común en su época, que el aborto es un crimen de barbarie cometido por los hombres egoístas en contra de las mujeres víctimas.

   La mayoría de las Sufragistas del siglo decimonono pensaban al votar, que las mujeres, con su moral supuestamente más noble, podrían sanar a un mundo herido por el egoísmo masculino.

   Sin embargo, su premisa fundamental de que las mujeres eran una clase oprimida social, un “proletariado interno”, con el tiempo erosiona los principios sociales sanos que habían heredado de una sociedad profundamente cristiana.

   Hoy en día no hay una sola gran organización feminista importante que no soporte la anticoncepción y al aborto a petición.

   Oponerse a cualquiera de esas demandas significa que las mujeres sean expulsadas de dichas organizaciones.

   Así como las candidatas pro-vida a un cargo encuentran la oposición de estos grupos feministas de alto poder de recaudación de fondos como Emily’s List.

   Aún en su fase más benigna, la suposición implícita del feminismo, que las esposas y los maridos son opositores en una lucha de poder, fue corrosiva para la sociabilidad.

   Las palabras de las líderes sufragistas revelan que, al igual que Engels y Marx, querían acabar con los roles familiares tradicionales.
   Las sufragistas no convocan a la sociedad a valorar la particular e insustituible contribución de la mujer como madres y maestras de jóvenes, que a veces, por necesidad, tenían que trabajar fuera del hogar.

   .En su lugar, pidieron a las mujeres rechazar su vocación natural, para vivir como hombres.

   En 1868, la líder sufragista Elizabeth Cady Stanton, ella misma casada y madre de siete hijos, abogó por control de la natalidad y equiparó el matrimonio tradicional con la prostitución.

   Ella continuó diciendo: Nuestra idea es que cada mujer de mente y cuerpo sanos, con un cerebro y dos manos, es más noble, virtuosa y feliz manteniéndose ella misma.

   Cuando una mujer es dependiente de un hombre, su relación con él será falsa.

   Ya sea en matrimonio o fuera de él, ella se despreciará y odiará al que gratifica sus deseos por las necesidades de la vida.

   Un libertario podría suponer que el feminismo es simplemente una estrategia para dar a las mujeres más opciones.

   Permitiendo a aquellas que no están llamadas a la maternidad, alcanzar otras posiciones de gran valor en la sociedad.

   ¡Pero no!. Para las mujeres que no abrazan su agenda, las feministas tienden a abogar por la coerción en lugar de la libertad.

   Simone de Beauvoir, autora de la obra pionera feminista El Segundo Sexo, admitió en 1975:

   Mientras la familia y el mito de la familia, el mito de la maternidad y el instinto maternal no se destruyan, las mujeres serán oprimidas….

   Ninguna mujer debe ser autorizada a permanecer en casa y criar a sus hijos.

   La sociedad debe ser totalmente diferente. Las mujeres no deben tener esa opción, precisamente porque si existiera esa opción, muchas mujeres la tomarían.

   Es una manera de forzar a mujeres en una determinada dirección.

    DE LA ANTICONCEPCIÓN AL ABORTO

   En el contexto de los tiempos, no es de extrañar que la cruzada de Margaret Sanger sobre el control de la natalidad encontrara reclutas más ansiosas entre las feministas de la década de 1920.

   Ellas buscaron, como ella lo dice, reducir la “plaga” de las familias numerosas entre los grupos de inmigrantes étnicos “menos aptos” que estaban llenando las ciudades de Estados Unidos.

   Las feministas, que comparten la preocupación eugenésica de Sanger para la creación de una raza humana “superior” a través de reproducción selectiva, influyeron en la aprobación de leyes en trece Estados Americanos, requiriendo la esterilización de los que caían por debajo de una determinada norma en las pruebas de Coeficiente Intelectual.

   Las feministas que no se unieron a la cruzada eugenésica de Sanger se preocuparon por la autonomía de las mujeres para defender el uso de métodos anticonceptivos en el matrimonio.

   .Las prácticas que antes estaban confinadas a las prostitutas, fueron aclamadas como la clave para la felicidad del matrimonio por organizaciones con inocuos nombres como “Women’s Health Project”, “Family Planning Associates” y, el más conocido, “Planned Parenthood”.

   Inspirada en parte por los argumentos feministas, la Iglesia de Inglaterra en 1930 se convirtió en la primera denominación cristiana en la historia en apoyar el uso de métodos anticonceptivos artificiales.

   Incluso cristianos bien intencionados, engañados por este tipo de propaganda, se unieron a conocidos personajes públicos y fundaciones filantrópicas como Planned Parenthood como benefactores.

   Los donantes van desde la columnista Abigail Van Buren a Johnny Carson, el senador Barry Goldwater, Bill y Melinda Gates, Barbra Streisand, Ted Turner y Jane Fonda.

   Con el tiempo la mayoría de las otras iglesias anglicanas siguieron el ejemplo, dejando sola a la Iglesia Católica.

   Sin embargo, por los años 1950 y 1960, muchos católicos-conscientemente o no-, también habían aceptado la premisa feminista que las mujeres deben ser liberadas de la “carga” de tener hijos, para ocupar su lugar junto a los hombres como sostén de la familia.

   Durante la década de 1960, a raíz de los cambios introducidos en el nombre del Concilio Vaticano II, esperaban que el Papa Pablo VI concediera permiso para que los católicos utilizaran métodos anticonceptivos artificiales.

   Los Promotores urgieron a la Iglesia aprobar “la píldora”, una invención reciente de anticoncepción hormonal.
   El argumento no hubiera ganado fuerza si hubiera sido conocido que la píldora no siempre impide la concepción, y que puede causar un aborto temprano y enfermedades.

   En 1968, para consternación general, el Papa Pablo VI publicó la histórica encíclica Humanae Vitae.

   Que reafirmó dos mil años de enseñanza de la Iglesia que las relaciones matrimoniales están, naturalmente, ordenadas a la reproducción y que no se pueden emplear medios artificiales para frustrar los propósitos procreativos o unitivos del acto sexual.

   En el documento, el Papa emitió graves advertencias sobre las posibles consecuencias de la aceptación generalizada de la anticoncepción.

   Sus profecías fueron descartadas, pero la mayoría de ellas han llegado a suceder.

   UN PASO ACTUAL: LA GUERRA CONTRA LA DIFERENCIA SEXUAL INNATA

   Siguiendo con la misma tendencia, La sociedad occidental actual ha desarrollado una inclinación para negar lo obvio.

   Ahora, la corrección política ha llevado a EE.UU. a aprobar potencialmente la inclusión de las mujeres en la primera línea de combate en el Ejército.

   La corrección política exige que todos estemos de acuerdo que las mujeres pueden luchar tan bien como los varones.

   En la medida que los baños de un solo sexo están siendo tratados como una afrenta, la política de género de occidente ha alcanzado niveles monstruosos de lo absurdo.

   Si hay alguna posibilidad de volver a la cordura, hay que empezar a hablar de nuestra comprensión del sexo, el cual tiene sus raíces en algo objetivo y cuantificable: el cuerpo.

   Por márgenes significativos, las mujeres son físicamente más débiles, más lentas y tienen reflejos más pobres que los hombres.

   En el campo de batalla, estas deficiencias hacen una diferencia, literalmente, entre la vida y la muerte.

   El cuerpo de marina encargó un estudio que encontró que el 25% superior de sus reclutas mujeres más fuertes estaban casi a la par con los reclutas masculinos más débiles, o sea el 25% inferior.

   Las mujeres sometidas a la formación marina de nivel de inicial eran seis veces más propensas a sufrir lesiones, incluyendo especialmente altas tasas de lesiones musculo esqueléticas debido al movimiento con cargas pesadas.

   Incluso las mujeres que parecían con un ajuste espectacular todavía tenían fracturas pélvicas en marchas largas con un equipamiento militar estándar.

   Las unidades de género mixto eran más lentas y menos letal, tenían más bajas.

   En resumen, las mujeres no son muy buenos soldados. Las excepciones son pocas y no destacan en los cuerpos militares de élite.

   Ciertamente, las mujeres pueden ser valientes, patrióticas, y sacrificadas, pero el cuerpo de la mujer no fue construido para el combate.

   ¿Se tomó en consideración que los bajos niveles de cualificación de los soldados mujeres son un peligro para todos los miembros de su unidad?
   Esto es objetivo, no es sexismo. Las mujeres son fisiológicamente imponentes, pero no en una forma adecuada para ser soldados.

   Sus energías se dirigen hacia otra cosa, de hecho, el sistema reproductor femenino es mucho más “caro” en términos de energía invertida, ya sea que una mujer tenga o no un hijo.

   ¿Podrían estas diferencias fisiológicas acerca de la vida que deben llevar lo hombres y las mujeres?

   Las feministas modernas se niegan a pensar en estas diferencias y lo rechazan con ira, como “determinismo biológico”.

   Gloria Steinem hizo una famosa declaración:

   “Todo el mundo con un útero no tiene que tener un hijo más de lo que todo el mundo con las cuerdas vocales tiene que ser un cantante de ópera”.

   El comentario de Steinem es un buen ejemplo de hasta qué punto el pensamiento feminista está alejado de la realidad.

   ¿Debemos ver como un accidente incómodo la fisiológica de los hombres con bíceps (más grandes), y las mujeres con el poder para dar a luz una nueva vida?

   Sin duda es más razonable incorporar estas características en una comprensión completa y plenamente humana de la masculinidad y la feminidad, de una manera que de sentido y objeto social a ambos.

   Este no es más que un ejemplo reciente del absurdo feminista llevado al extremo.

   Todo esto ya fue profetizado hace 8 décadas.

   SIN ENTENDERLO, PARRAVICINI HABLÓ EN SUS PSICOGRAFÍAS DEL DESARROLLO DEL FEMINISMO

   El argentino Benjamín Solari Parravicini profetizó en sus psicografías de las décadas de 1930-40 la ideología feminista y de género.

   El empoderamiento de la mujer, su “liberación” y tratar de ocupar los mismos espacios del hombre, a través del movimiento feminista y luego la ideología de género, fueron los elementos principales de esta situación de hoy en occidente:

   .descaecimiento de la familia, el transexualismo y la homosexualidad, la baja en la natalidad porque las parejas no quieren concebir, abortos, anticoncepción.

   .Que están creando un invierno demográfico imparable en el planeta (occidente no puede reponer a los que mueren), envejecimiento de la población y problemas de mano de obra y en los sistemas de salud.

   Parravicini era un hombre profundamente y radicalmente católico.

   LA LIBERACIÓN DE LA MUJER

   Parravicini alcanzó a ver con una claridad admirable la tortuosa senda por lo que habían de transcurrir los pasos de la liberación de la mujer.

   Y en cierto modo se estremeció.

   Ya en 1936 diría:

   “La mujer pasará su cabello al hombre y el hombre pasará sus ropas a la mujer.

   Ambos mandarán en igualdad de mando, pero el tiempo les hundirá”,

   Porque había intuido una trastocación de la realidad, de la naturaleza más profunda del ser humano.

   EL TRANSEXUALISMO

   No se trataba sólo de extrañas profecías, como aquella del año 1937 en que anticipaba un transexualismo que entonces no se podía entender pero que hoy vemos desconcertantemente nítido:

   “El hombre mujer, será en dos faces (sic).

   .Una por nacimiento bisexo, otra por ancestralismo.

   .El mal será el vicio en el hombre, este llevará el sexo en búsqueda y terminará en hombre mujer falso.

   .Médicos operarán y harán bien, más el hombre mujer no será interpretado hasta el 70.”

   No, no se trataba de intuiciones proféticas de excesos marginales.

   No, para Parravicini había una previa trastocación del ser del hombre en el mundo, de su misión constitutiva e íntima.

   En la que la mujer sería arrebatada del corazón del hogar para ser entregada al falso corazón de un mundo tecnificado.

   EL FEMINISMO ANTICIPADO

   Y ese era el problema anterior y esencial.

   Por eso Parravicini dejaría en 1949 una sorprendente profecía que parece hablar de nuestros días:

   “La mujer perderá la atracción del sexo, usurpará al hombre de su quehacer, atrapará la política, llevará su mando al alto estrado, será dominante factor en el mundo, pero el mundo en el día de los días la aplastará.

   .Será en el final de la grande prueba.”

   Porque ese éxito de la mujer se ha convertido en su misma destrucción, en su misma insatisfacción, en su misma desilusión.

   Y con la “pérdida” de la mujer se ha avanzado en la destrucción de la civilización, porque ha sido posible derribar sus cimientos más esenciales al grito de “realización”.

   UNA PRUEBA PARA LA HUMANIDAD

   Pero era una prueba, una dura y pesada prueba que estaba atravesando el hombre, hasta esa culminación final que intuyó el mismo Parravicini:

   “En el final de la prueba la mujer llagará a mostrarse en disfraces ridículos y modales absurdos, imposibles al hombre, el que en hastíos escapará de ella.

   .El día de San Malaquías es casi en el día!”.

   Desaparecido el hogar, el hombre queda a merced del mundo, desarrapado, desprotegido, sometido a los vaivenes del dictado de los medios.

   Y su vocación al amor queda pervertida porque se ha apartado del él a quien mejor puede enseñar el verdadero sentido del amor: la madre.

   Por eso interesa encumbrarla, hacerla mundo, para que el hombre encuentre el suelo del afecto que le guía en la vida y le constituye en lo más profundo.

   Por eso veía Parravicini en ello signo de la perversión de los tiempos y de su precariedad.

   Hoy sus oníricas profecías las comprendemos como nunca antes, porque vemos que su materialización ha llevado a las sociedades a un duro invierno.

   Invierno demográfico y familiar que, curiosamente, algunos siguen llamando primavera.

   Solari Parravichini
Fuentes:
http://forosdelavirgen.org/75986/la-guerra-contra-los-hombres-esta-minando-nuestra-civilizacion-2014-03-02/
http://es.wikipedia.org/wiki/Feminismo
http://www.crisismagazine.com/2012/is-feminism-a-heresy
http://argemto.foroactivo.com/t12506-sobre-psicografias-de-parravicini-relacionadas-al-feminismo
http://bibianabrysonparravicini.webs.com/psicografiasparravicini.htm
http://www.thepublicdiscourse.com/2016/02/16508/

Original de http://www.forosdelavirgen.org
————
Otros temas relacionados:
Revolución permanente
Feminismo radical
Otros artículos de ANTICONCEPTIVOS
Ejercicios interactivos de CIENCIAS NATURALES
Tertulias dialogadas

feminismo radical

Enviar a un amigo

Anuncios