Disciplina


disciplina

   Los agobios por falta de tiempo son más bien agobios por falta de orden.

   ¿Qué hacer para ser más productivos y eficientes? ¿Cómo darse tiempo para atender a la familia, compromisos, tomar vacaciones…? Entérate como lograrlo.
(más…)

Disciplina

   El Ministerio de Educación publica una guía que intenta reforzar la autoridad del profesor en el aula y recuerda que en algunos casos está justificado el uso de la fuerza. (más…)


    Iba yo pidiendo, de puerta en puerta, por el camino de la aldea, cuando tu carro de oro apareció a lo lejos, como un sueño magnífico. Y yo me preguntaba, maravillado, quién sería aquel Rey de reyes. (más…)
Religión

   “El buenismo hace que a algunos la tolerancia les sepa a poco, si no va acompañada de reconocimiento de derechos”. (más…)

   Un tribunal tiene la última palabra no porque tenga siempre la razón, sino más bien porque es la última instancia. (más…)

   Declaración de Zaragoza (más…)

joseybenjamin


    José dio a sus hermanos esta orden expresa: Cargad los jumentos y marchad a tierra de Canán. Y sacad de allí a vuestro padre, y toda la familia, y venid a mí, que os daré todos los bienes de Egipto, para que os alimentéis de lo mejor y más precioso de la tierra. José les dio carros y víveres para el camino. Les aseguró que en Egipto tendrían campos de suelo fértil y abundantes pastos para el ganado. (más…)

fiesta


    Entretanto dijo Dios a Jacob:

       – Levántate y sube a Betel, y haz asiento allí, y erige un altar al Dios que se te apareció cuando ibas huyendo de tu hermano Esaú. (más…)

tentacristo


    Entonces fue conducido Jesús al desierto por el Espíritu Santo para ser tentado por el diablo. Después de haber ayunado cuarenta días con cuarenta noches, sintió hambre. Y acercándose el tentador le dijo:
   – Si eres Hijo de Dios haz que estas piedras se conviertan en pan, y come.
   – No sólo de pan vive el hombre; también necesita de la palabra de Dios –le contestó.
    En otra ocasión, el demonio tomó a Jesús y lo puso sobre las almenas del torreón más alto del templo, y le dijo:
   – Si eres Hijo de Dios tírate; nada te pasará porque los ángeles te tomarán en sus palmas según escribió el profeta.
   – También está escrito: No tentarás al Seños.
    Por último, desde un monte muy alto, el demonio le mostró la grandeza y la gloria de todos los reinos:
   – Te daré todas estas riquezas y el honor que supone ser dueño de todos los imperios si te postras ante mí y me adoras.
    Entonces Jesús le contestó:
   – ¡Vete, Satanás! Porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás y a Él sólo servirás.
    El demonio huyó y los ángeles le sirvieron con amor.
    (Mateo 4, 1-11; Lucas 4, 1-13)
    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 168) 
       SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
    Objetivo.- Comprender que el diablo existe y tienta a los hombres.
       Contenido.- Es la primera vez que interviene el diablo en la vida de Jesús, y lo hace abiertamente. Pone a prueba a Nuestro Señor; quizá quiere averiguar si ha llegado ya la hora del Mesías. Jesús se lo permitió para darnos ejemplo de humildad y para enseñarnos a vencer las tentaciones que vamos a sufrir a lo largo de nuestra vida: “como el Señor todo lo hacía para nuestra enseñanza -dice San Juan Crisóstomo-, quiso también ser conducido al desierto y trabar allí combate con el demonio, a fin de que los bautizados, si después del bautismo sufren mayores tentaciones, no se turben por eso, como si no fuera de esperar”. Si no contáramos con las tentaciones que hemos de padecer abriríamos la puerta a un gran enemigo: el desaliento y la tristeza.
    Él “permite la tentación y se sirve de ella providencialmente para purificarte, para hacerte santo, para desligarte mejor de las cosas de la tierra, para llevarte a donde Él quiere quiere y por donde Él quiere, para hacerte feliz en una vida que no sea cómoda, y para darte madurez, comprensión y eficacia en tu trabajo apostólico con las almas, y… sobre todo para hacerte humilde, muy humilde.” (Salvador Canals. Ascética meditada, 14ª edición). Bienaventurado el varón que soporta la tentación -dice el Apóstol Santiago- porque, probado, recibirá la corona de la vida que el Señor prometió a los que le aman.
         (Fernández Carvajal, Francisco. Hablar con Dios. Tomo II. Página 41 y siguientes. Ediciones Palabra.)
    Actividades.- 
    1. Sacar por impresora el texto.
    2. El profesor lo lee y explica el contenido de las tres tentaciones.
    3. Los alumnos contestan a estas preguntas escritas en la pizarra:
    a) ¿Qué hizo Jesús durante cuarenta días en el desierto?
    b) ¿Qué le ofreció el demonio en la primera tentación?
    c) ¿Y en la segunda?
    d) El demonio que Jesús le adorara. ¿Qué contestó Jesús?
    e) ¿En qué nos suele tentar el demonio?
    4. Leer las contestaciones de algunos alumnos.

Otros temas relacionados:
El exorcismo de Marta
Plan de Formación
Mayo
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 5º P, Nueva Ortografía 6º P, Análisis sintáctico y Estadística y utilidades.

Enviar a un amigo

 

 

    Érase una vez una mujer que tenía dos hijas. La hija mayor era muy parecida a la madre en el semblante y los modales. Ambas eran tan antipáticas y orgullosas que era imposible vivir con ellas.

    La hija menor se parecía al padre, pues era bondadosa y de buen carácter, y muy bella. Como la gente suele gustar de los que son semejantes, la madre era muy aficionada a su hija mayor, y sentía gran antipatía por la menor. La hacía comer en la cocina, y trabajando todo el tiempo.

    Entre otras cosas, esta pobre niña debía ir dos veces por día a recoger un cubo de agua del manantial del bosque, a gran distancia de la casa.

    Un día, cuando llegó al manantial, una pobre mujer se le acercó y le pidió un trago.

    -¡Oh sí! De todo corazón, señora –dijo la bonita niña, y recogió agua fresca y cristalina del manantial y sostuvo la jarra para que la mujer pudiera beber fácilmente.

    Cuando terminó de beber, la mujer dijo:

    -Eres muy bonita, querida, tan bondadosa y amable, que no puedo evitar darte un regalo.

    Ahora bien, esta anciana era un hada que había cobrado la forma de una pobre campesina para ver cómo la trataba la niña.

    -Este será mi regalo –continuó el hada-: con cada palabra que digas, una flor o una joya caerá de tu boca.

    Cuando la niña llegó a la casa, su madre la reprendió por haberse demorado en el manantial.

    -Perdón, mamá –dijo la pobre niña- por no apresurarme más. –Y, mientras hablaba, cayeron de su boca dos rosas, dos perlas y dos grandes diamantes.

    -¿Qué veo aquí? –exclamó la sorprendida madre-. ¡Perlas y diamantes caen de la boca de esta niña! ¿Cómo es posible, hija mía? –Era la primera vez que la llamaba “hija mía” o le hablaba amablemente.

    La pobre niña le confió a su madre todo lo que había sucedido en el manantial, y le habló de la promesa de la anciana, entretanto, le caían joyas y flores de la boca.

    -Esto es delicioso –exclamó la madre-. Debo enviar a mi querida hija a la fuente. Ven, hija, mira lo que cae de la boca de tu hermana cuando habla. ¿No te agradaría, querida, que te dieran el mismo don? Sólo tienes que llevar el cubo al manantial del bosque. Cuando una pobre mujer te pida un sorbo, dáselo.

    -Lo único que faltaba –replicó la niña egoísta-. ¡No iré a recoger agua! Esta mocosa puede darme sus joyas. Ella no las necesita.

    -Sí que irás –dijo la madre-, e irás al instante.

    Al fin la hija mayor accedió, gruñendo y rezongando sin cesar, y llevándose el mejor cubo de plata de la casa.

    Acababa de llegar al manantial cuando vio a una bella dama que salía del bosque, quien se le acercó para pedirle un sorbo. Tengamos en cuenta que era la misma hada que había encontrado su hermana, pero que ahora había cobrado la forma de una princesa.

    -No vine aquí para darte agua –dijo la orgullosa y egoísta doncella- ¿Te crees que traigo este cubo de plata para darte de beber? Puedes sacar agua del manantial, igual que yo.

    -No eres muy cortés –dijo el hada-. Ya que eres tan ruda y grosera, te daré este don: con cada palabra que digas, saldrán sapos y culebras de tu boca.

    En cuanto la madre vio venir a la hija mayor, exclamó:

    -Querida niña, ¿viste a la buena hada?

    -Sí, madre –respondió la niña orgullosa, y dos sapos y dos culebras le cayeron de la boca.

    -¿Qué es lo que veo? –exclamó la madre-. ¿Qué has hecho?

    La niña trató de responder, pero a cada palabra le salían sapos y culebras de los labios.

    Y así fue para siempre. Gemas y flores caían de los labios de la hija menor, que era tan bondadosa y amable, pero la hija mayor nunca pudo hablar sin una lluvia de sapos y culebras.

    Versión de Charles Perrault. El libro de las virtudes. Vergara.

 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Ser amable y servicial con los demás.

         Contenido.-  Obediencia

    Obedecer es cumplir la voluntad del que manda. Hay virtud en obedecer cuando el encargo se cumple porque se le reconoce la autoridad de la persona que manda.
    En la familia, en la ciudad y en la nación hace falta una autoridad, que organice y busque el bien común de esa sociedad.
    Que tu obediencia no sea rutinaria, ciega o mecánica, sino inteligente y voluntaria.
    No te limites a hacer el mínimo necesario para justificarte. Debes ser generoso haciendo incluso más de lo que se te pide.
    No critiques ni de pensamiento, a la persona que tiene autoridad.
    No intentes pasar el encargo recibido a otra persona.

          Actividades.- 

            1. Los alumnos van leyendo en voz alta este texto y el profesor comprueba que lo han comprendido.

            2. Individualmente contestan a estas preguntas:

                a) ¿Cómo era la hija mayor? ¿Y la menor?

                b) ¿Cómo trataba la madre a la hija menor?

                c) ¿Cómo recompensó el hada a la hija menor?

                d) ¿Qué pasó con la hija mayor y el hada de la fuente?

                e) ¿Cómo podemos comportarnos con los demás?

            3. Varios alumnos leen sus respuestas. 

adonias.jpg 

    Elías se subió a la cumbre del Carmelo mientras Ajab comía. Mandó a su criado que estuviera mirando hacia el mar mientras él oraba. Al rato dijo el criado que se divisaba una nubecilla en la lejanía. Elías le ordenó que avisara a Ajab para que emprendiera el viaje de regreso antes de que se lo impidiera la lluvia. Al poco rato se cubrió el cielo con nubes traídas por el viento, y empezó a llover en abundancia. (más…)

11.gif

   ¿Qué se necesita para disfrutar de una autoridad eficaz? A veces, intentamos por todos los medios que nuestros hijos nos hagan caso y no hay manera de conseguirlo. La solución no es tan difícil aunque, eso sí, necesita constancia, unas pocas normas muy claras y favorecer al máximo la participación de nuestros hijos a la hora de tomar decisiones. (más…)

6.gif

   Parte de la herencia de la cultura posmoderna, caracterizada por el relativismo, es precisamente la ausencia del deber, o al menos, el menosprecio por él. Solo importan mis derechos, y en la medida que convenga a los réditos personales, también los de los demás. Pero a la hora de educar, cuando hablamos sobre todo de los padres con respecto a los hijos, hay una serie de factores que se olvidan con demasiada facilidad. (más…)