PF b) Febrero



    Le llevaron también niños, para que los tocara.  Los Apóstoles intervinieron apartando a los pequeños y riendo a las madres por molestar al Maestro con aquella chiquillería. Jesús, al darse cuenta, le pareció mal; llamó a los niños y reprendió a los Apóstoles:

    -Dejad que los niños se acerquen a mí, y no lo impidáis. De ellos y de los que se hacen como ellos es el Reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el Reino de Dios como un niño no entrará en él. (más…)

Anuncios

Dios ha creado el mundo


    Existía, y quizá siga existiendo, un maravilloso reloj astronómico en la catedral de Estrasburgo. Fue construido hace varios siglos. Señala los días, meses y años; las fases de la luna y el movimiento de los astros. (más…)


    En el alma, pues, hay una lucha continua entre el bien y el mal. En cierta edad, en los años del desarrollo, esta lucha es extremadamente ruda; más tarde se mitiga algún tanto; pero nunca podemos decir que ya ha llegado a su fin. (más…)


    Había un enfermo llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de su hermana Marta. María era la que ungió al Señor con perfume y le secó los pies con sus cabellos; su hermano Lázaro había enfermado. Entonces las hermanas le enviaron este recado:

    -Señor, tu amigo Lázaro a quien tanto amas, está enfermo. (más…)


       El profeta Elías era de elevada estatura, con cabello y barba hirsutos. Un día se presentó ante el rey Acab y con gran valentía le habló: “Vive Yavé, Dios de Israel, a quien sirvo, que no habrá en estos años ni rocío ni lluvia sino por mi palabra”. Y es que el rey Acab había matado a todos los sacerdotes del Señor. (más…)


    Cuando se marcharon los tres médicos, el Hada se acercó a Pinocho, le tocó la frente y notó que tenía fiebre muy alta. Echó un polvillo blanco en un vaso de agua y se lo dio, diciéndole gentilmente:

    -Bebe esto y dentro de un rato estarás bien. (más…)


    En tiempos del rey Josías, el faraón Nekó II, rey de Egipto, subió contra el rey de Asiria, hacia el río Eúfrates. Pidió permiso al rey Josías para pasar por Judea. Éste no sólo le negó el paso, sino que salió a presentarle batalla. Josías murió en el combate y el faraón impuso como rey de Judea a Joaquim, con la obligación de pagarle tributos muy cuantiosos. Joaquim los pagó, exigiendo la plata y el oro al pueblo. Fue durante esta dura servidumbre cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, sometió a Judea y deportó a algunos judíos, entre los que se hallaba el joven Daniel. (más…)

Página siguiente »