PF c) Marzo



    Cuando Jesús se acercaba a la ciudad de Jericó, un ciego que estaba sentado pidiendo limosna al borde del camino, preguntó qué tropel era aquel que se oía. Le dijeron que pasaba Jesús. El ciego empezó a gritar: (más…)


    Llegó al reino de Siam un viajero europeo. Como era un hombre muy principal y de gran sabiduría, fue llevado a la presencia del rey. Este vivía en un palacio muy hermoso. El rey se interesó mucho por el modo de vivir de los europeos. El viajero le puso al corriente de las costumbres que tenían los distintos pueblos de Europa, su cultura, el grado de civilización, ciencia y arte. El rey escuchaba atentamente todo lo que le decía el viajero. Una de las veces le dijo que, en algunos lugares de Europa, los ríos se helaban en invierno y las gentes caminaban por el hielo como si fuera un camino. El rey se enfureció, creyendo que el viajero europeo se burlaba de él. Le parecía imposible que el agua se endureciera de tal forma que se asemejara a una piedra. El viajero porfiaba, él había visto a las gentes caminar por los ríos helados. El rey se levantó y juzgó aquella noticia como un caso intolerable, y dijo a sus servidores: «Castigadle en seguida. ¿Piensa que somos tan necios que vamos a creer eso que nos cuenta?» Le castigaron brutalmente en las plantas de los pies. (más…)


    Muchos jóvenes estarían dispuestos a matar el dragón en el bosque cual otro Sigfrido; pero no tienen paciencia para combatir el dragón de las malas inclinaciones que mora en su alma. Y, sin embargo, ¡Qué bendito trabajo es éste! (más…)


    Saliendo Jesús de una ciudad para continuar su camino, un joven de familia distinguida vino corriendo a darle alcance y, postrándose ante Él, le preguntó:
       – Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna? (más…)


    Jesús, lleno del Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto y tentado allí por el diablo durante cuarenta días, y, pasados, tuvo hambre. Díjole el diablo: «Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan». Jesús le respondió: «No sólo de pan vive el hombre». (más…)


    Vivía en una aldea un pobre campesino a quien llamaban Cangrejo. Como era un hombre listo pensó que el mejor modo de salir de la miseria era fingirse adivino. (más…)


    Durante el primer asedio de Nabucodonosor a Jerusalén, Ezequiel, hijo del noble Buzi, fue deportado a Babilonia con el rey Joaquim (año 598 antes de Cristo). (más…)


   Un día observaba a un caracol. Caminaba despacio, quise hacerle una caricia y le toqué la cabeza. ¿Qué hizo? Se escondió enseguida. El caracol es un ser solitario. Tú no eres como el caracol.  Necesitas hablar con las personas que amas: padres, amigos… ¿Y con Dios? ¿No es tu Padre del Cielo? ¿No le amas de verdad? Seguro que sí. Entonces, ¿por qué no dedicas, con frecuencia, unos minutos para hablar con Él?
   Quizá pienses: «Tengo un obstáculo: no sé qué puedo decir al Señor,,. Lee despacio este número de Camino y descubrirás temas para hablar con Él. «Me has escrito: orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?, -¿De qué? De Él, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias…. ¡flaquezas!: y nacimientos de gracias y peticiones: y Amor Y desagravio. En dos palabras: conocerle y conocerte: “¡tratarse!”» (Camino, n. 91). (más…)


    Iba yo pidiendo, de puerta en puerta, por el camino de la aldea, cuando tu carro de oro apareció a lo lejos, como un sueño magnífico. Y yo me preguntaba, maravillado, quién sería aquel Rey de reyes. (más…)


    Dios condujo a su pueblo por el camino del desierto, que está cerca del mar Rojo. Los hijos de Israel salieron de la tierra de Egipto armados. E iba el Señor delante para mostrarles el camino, de día en una columna de nube y por la noche en una columna de fuego, sirviéndoles de guía en el viaje, día y noche. Era la protectora presencia de Dios extendida sobre los viajeros. En dos jornadas más llegaron a las orillas del mar Rojo. (más…)


   La Santa Misa es el mismo sacrificio de la Cruz. Hoy sucede, como ayer en el Calvario. ¡Cuántos puestos vacíos en la Santa Misa! ¿Dónde estamos hoy los cristianos? ¿Dónde estamos los que tantas veces, tú lo sabes, hemos sido acogidos por el Señor en la Confesión y perdonados con amor? ¡Cuántos puestos vacíos! Nos falta agradecimiento, amor a Cristo y bravura para vencer. Sobran personas dominadas por la excusa. (más…)


    Una vez Verdad y Mentira se encontraron en el camino. (más…)

reyes2


    Nacido Jesús en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes, unos magos llegados de Oriente preguntaron por el recién nacido rey de los judíos; habían visto la estrella que lo anunciaba, y venían a adorarlo. Herodes consultó a los escribas y doctores de la ley. Le dijeron que, según las profecías, el Cristo debía nacer en Belén. Después de informarse cuidadosamente sobre la fecha en que se les había aparecido la estrella, los encaminó a Belén. Les rogó que cuando lo encontraran se lo hicieran saber, para ir él también a adorarlo. (más…)

afoto


    En un pueblecito de labradores vivía un hombre, viejo ya, con su hijo. Casose éste con una muchacha buena y formal del mismo pueblo. Firmaron padre e hijo un contrato con el fin de vivir juntos los tres. Pero el padre y su hijo no se llevaban bien. Siempre estaban con disgustos y riñas. (más…)

auda122


    Esculpir en tu alma la imagen sublime que Dios concibió al formarte, es la noble labor a que damos el nombre de autoeducación. Este trabajo tiene que hacerlo cada uno por sí mismo, y ningún otro puede cumplirlo en su lugar. Los otros podrán darte consejos, podrán indicarte el camino recto; pero en definitiva tú has de ser quien sientas el deseo de formar en ti la noble imagen que Dios ha escondido en tu alma. (más…)

mariasimeon


    Cuando se cumplieron los ocho días desde su nacimiento, lo circuncidaron y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de que fuera concebido en el seno materno.
       A los cuarenta días del nacimiento lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Seños, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor; y para presentar como ofrenda un par de tórtolas o dos pichones. (más…)

obedi66


       Doña Matilde era una señora muy buena, de un gran corazón. Pero era muy débil de carácter para educar a su hijo Alfredo. Le faltaba a la buena señora esa energía, unida a una gran serenidad. Por eso, quien mandaba en aquel hogar era Alfredo. (más…)

urba41


    Érase una vez un anciano que había perdido a su esposa y vivía solo. Había trabajado duramente como sastre toda su vida, pero los infortunios lo habían dejado en bancarrota, y ahora era tan viejo que ya no podía trabajar. Las manos le temblaban tanto que no podía enhebrar una aguja, y la visión se le había enturbiado demasiado para hacer una costura recta. Tenía tres hijos varones, pero los tres habían crecido y se habían casado, y estaban tan ocupados con su propia vida que sólo tenían tiempo para cenar con sus padres una vez por semana. (más…)
salomon.gif

     El rey David era ya viejo y de edad muy avanzada; y por más que le cubrían con ropa, no podía entrar en calor. (más…)

gene45.gif 

Jesús camina por el sendero de una montaña.  Junto a Él, sus discípulos y mucha gente que le sigue desde lejos.  De pronto, aparecen diez leprosos.  Se acercan a Jesús y le piden que cure su enfermedad.  El Señor les manda que vayan a Jerusalén y se presenten a los sacerdotes.  Por el camino quedan curados.  Imagínate su alegría. ¡Por fin lo han logrado! Pero, ¿qué ocurre?  Sólo uno vuelve donde está el Señor y le da las gracias.  Los demás no son agradecidos y Jesús se queja de su descortesía: «¿No han sido diez los curados? ¿Dónde están los otros nueve?».  Como ves en este pasaje, a Jesús le gusta y desea que agradezcamos sus beneficios. (más…)

Página siguiente »