PF k) Noviembre



    Los primeros cristianos aumentaban en número cada día. Se reunían en las casas para leer las Escrituras y celebrar la Eucaristía y se ayudaban los unos a los otros con sus bienes. (más…)


    Siendo el copero mayor del rey Artajerjes, se enteró de que Jerusalén era aún una ciudad abierta porque su muralla seguía en ruinas. Pidió permiso para ir a reconstruirla. Artajerjes le dio cartas para que se le facilitaran los trabajos. Apenas llegó a Jerusalén, por tres noches consecutivas recorrió la muralla en ruinas y preparó el proyecto. (más…)


    Para la formación del carácter no basta la abnegación, el abstine; ni la perseverancia, el sustine; junto a ellas es menester un vigor valiente, una voluntad decidida: ¡Obra! ¡Acomete! ¡Aggredere! A los valientes la suerte los ayuda. (más…)


    Cuando se cumplían los días de Pentecostés, estaban los Apóstoles reunidos en el cenáculo. De repente, se produjo un estruendo como de viento huracanado proveniente del cielo que estremeció toda la casa. Aparecieron unas lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo; Y comenzaron a hablar diversas lenguas, como el Espíritu Santo les daba que hablasen.
    Al oírse. este estruendo concurrió la multitud ante la casa donde estaban los Apóstoles . Había en Jerusalén, con motivo de la fiesta, hombres religiosos de muchas naciones: de Grecia, Roma, Mesopotamia, Capadocia, Egipto, Libia… Todos quedaron maravillados y se preguntaban pasmados unos a otros: (más…)


    Napoleón Bonaparte fue uno de los emperadores más poderosos de Europa. Sus ejércitos triunfaban en todas partes. Napoleón quiso que el Papa Pío VI se sometiera a su voluntad. Pero el Papa no cedió a los caprichos del Emperador. Roma fue ocupada por Napoleón. Este empezó una persecución contra cardenales y prelados. El Papa Pío VI se vio obligado a lanzar una bula de excomunión contra el Emperador. Este, ensoberbecido por sus victorias, confinó al Papa en la ciudad de Savona, y después lo llevó a París y le encerró en Fontainebleau. (más…)


    Érase una vez un caracol que quería ir a ver el agujero por donde sale el sol. Camina que caminarás el caracol fue arrastrándose siete días y siete noches sin detenerse para nada, muy ilusionado por llegar. (más…)


    Esdras era un escriba muy estudioso y fiel cumplidor de la Ley de Moisés que se dedicaba a enseñarla al pueblo judío que se había quedado en el exilio. Los judíos se reunían los sábados y las fiestas en las sinagogas donde se hacían plegarias, se cantaban los salmos, se leían los rollos de la Ley de Moisés y se explicaba al pueblo. Esdras organizó los oficios religiosos y asentó las bases de la religiosidad y de amor a la Ley que perdurarán en el pueblo judío hasta la venida del Mesías. (más…)

Página siguiente »